Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez lamenta "no haber podido reunirse con 'Tirofijo' para hablar de la paz"

El presidente venezolano espera que ahora se retomen las conversaciones para liberar a los rehenes

El presidente venezolano Hugo Chávez ha manifestado que su Gobierno "no se alegra por la muerte de 'Manuel Marulanda' [líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)]" y que lamenta "no haber podido reunirse con él para hablar de la paz, para hablar del acuerdo humanitario" en Colombia.

La muerte del líder guerrillero, también conocido como 'Tirofijo', fue anunciada el sábado pasado por el ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, y confirmada un día después por las FARC mediante un vídeo divulgado por la cadena internacional Telesur.

Sobre este comunicado, Chávez ha rechazado que medios colombianos y del mundo hagan "especulaciones" acerca de la supuesta similitud entre su uniforme militar de Campaña y el que utilizó en el vídeo el portavoz guerrillero que anunció la muerte de "Marulanda": "Es una comparación grosera, uno se ríe, pero más allá de reírse hay toda una intención", que no sería otra que, supuestamente, vincularlo con la guerrilla colombiana, señaló Chávez.

Reinicio de las conversaciones

El jefe del Estado venezolano también ha manifestado que espera que ahora se reinicien las negociciones para concretar el intercambio de rehenes de la guerrilla por medio millar de sus miembros presos. "Ojalá que en esta nueva situación generada por la muerte de 'Manuel Marulanda' se reactiven los diálogos, las conversaciones, que gente del Gobierno (colombiano) y de la guerrilla recapaciten", dijo el jefe del Estado.

Chavez, que ha reiterado su disposición de "cooperar con el acuerdo humanitario, la liberación de los presiones de guerra, o secuestrados o rehenes (en manos de las FARC) como se les llame, y, más allá, ojalá, un proceso de paz en la Colombia que queremos tanto", medió junto a la senadora colombiana opositora Piedad Córdoba durante casi cuatro meses para el intercambio de 45 rehenes de las FARC y unos 500 guerrilleros presos, pero esa labor fue cesada por el presidente colombiano, Alvaro Uribe, el pasado 22 de noviembre.