Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington permitirá a los estadounidenses enviar móviles a sus familiares en Cuba

Es la primera relajación de EE UU después de más de cuatro décadas de embargo

La Casa Blanca anunció ayer un cambio en su política y permitirá a los estadounidenses envien teléfonos móviles a sus familiares en Cuba. "Ahora que al pueblo cubano se le permite comprar teléfonos móviles, se les debería permitir hablar libremente en público. Ahora que pueden comprar reproductores de DVD, se les debe dejar ver películas y documentales realizados por los artistas cubanos que se expresan libremente. Ahora que pueden comprar ordenadores, se les debe permitir acceder a internet", ha dicho el presidente George W. Bush en lo que supone la primera relajación tras cuatro décadas de embargo económico sobre la isla.

El Gobierno del presidente cubano, Raúl Castro, quien cogió el testigo de su hermano Fidel el pasado febrero debido a los problemas de salud del líder octogenario, autorizó hace un mes por primera vez la venta de móviles a los cubanos.

La medida ha sido dada a conocer un día después de que el candidato a la presidencia de EE UU, John McCain, anunciara que si ganaba las elecciones practicaría una política mucho más activa en la consecución de la democracia en la isla. Bush ha confirmado el anuncio en el marco del primer Día de Solidaridad con Cuba, que Estados Unidos empezó a preparar, junto con organizaiones no gubernamentales, después de que Raúl Castro asumiera el poder. La administración Bush espera que éste sea un evento anual, "hasta que haya libertad en Cuba".

En un discurso ante amigos y familiares de disidentes, líderes republicanos y diplomáticos, el presidente de EE UU ha criticado las reformas que ha decidido Raul Castro tras llegar al poder, como levantar las restriciones para la compra de bienes de consumo que, realmente, muchos cubanos no se pueden permitir o no pueden disfrutar por la falta de libertad.

El presidente se ha referido además a la paradoja de que dentro de dos años se permitirá a los cubanos comprar tostadoras cuando hoy en día siguen preocupados por si tendrán pan para comer. "Es el colmo de la hipocresía atribuirse el mérito de haber levantado la prohibición para que los cubanos puedan comprar determinados bienes que, virtualmente, ninguno de ellos puede permitirse", ha dicho Bush.

Un mes 12 dólares, un teléfono 120

Según datos de la Casa Blanca, un teléfono móvil puede costar en Cuba unos 120 dólares, cuando el salario medio en la isla es de 12 a 20 dólares mensuales. "Si Raul (Castro) está hablando en serio sobre lo que él llama reformas, entonces permitirá que estos teléfonos móviles lleguen a manos de los cubanos", ha explicado Bush. Además, el presidente ha explicado que permitirá a las organizaciones no gubernamentales y a las entidades religiosas proveer computadoras a los cubanos si el régimen de la isla levanta las restricciones sobre el acceso a internet.

En un encuentro previo con la prensa, el director para los asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Dan Fisk, ha explicado que la medida anunciada no trata de la flexibilización del embargo que mantiene Estados Unidos desde 1962. Según Fisk, sólo supone una medida de presión para que haya más libertad de expresión en Cuba. "Será interesante ver cómo el régimen cubano responde" al anuncio de Bush, ha dicho Fisk, que ha precisado que la medida anunciada por Bush deberá ser tramitada por el Departamento de Estado y de Comercio, por lo que podría tardar todavía unas semanas en ponerse en práctica.

Se calcula que uno de cada 10 cubanos, alrededor de 1,5 millones, vive en EEUU. El Gobierno de EEUU, por su parte, ha creado una página en internet para propagar el mensaje de que en Cuba debe haber libertad de expresión.

Podrá viajar a Argentina

El Gobierno de Cuba le entregó el pasaporte a Hilda Morejón Serantes, de 89 años, madre de la médica cubana Hilda Molina, quien desde hace varios años reclama poder salir de su país para viajar a Argentina y visitar a su familia, informa hoy la prensa local. Molina ha dicho hoy a una emisora deradio argentina que el Gobierno le entregó el pasaporte a Morejón Serantes para que pueda viajar a Buenos Aires para visitar a su hijo Roberto Quiñones, también médico, quien se radicó en la capital argentino, donde formó una familia. La médico cubana ha explicado que le envió una nota de "agradecimiento al Gobierno del señor Raúl Castro" por la decisión. "El pasaporte fue entregado, porque estaba retenido desde hace dos años. Tengo grandes esperanzas de que mi madre pueda salir de Cuba", ha dicho Molina, informa la agencia Europa Press.

Desde 2004, Hilda Molina y su madre solicitan a las autoridades cubanas permiso para viajar a Argentina para visitar a la familia de su hijo, pero el Gobierno rechazó el pedido en reiteradas oportuidades, lo que llevó al Gobierno argentino a realizar gestiones antes el Gobierno de Fidel Castro.

Más información