Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton: "Nunca me rendiré"

La senadora gana con comodidad en Virginia Occidental y recuerda a Obama que aún no cuenta con la mayoría de delegados y que "la carrera sigue abierta"

Tal y como se preveía, Hillary Clinton se ha alzado esta madrugada (hora española) con una rotunda victoria en las primarias de Virginia Occidental, según ha confirmado el recuento de votos. Con el 92% de sufragios escrutados, Clinton obtiene el 67% de apoyo frente al 26% de Obama. Pese a su cómodo triunfo en este pequeño estado -tan sólo están en juego 28 delegados-, la campaña presidencial de Clinton sigue generando muchas dudas, y la mayoría de analistas opinan que la senadora está sentenciada y no podrá evitar que su rival en el Partido Demócrata, Barack Obama, se haga finalmente con la candidatura en la convención del partido el próximo mes de agosto.

Nada de eso parece hacer mella en la candidata, que ha comparecido en público cuando su victoria era ya segura para anunciar que "todavía puedo ganar esta carrera" y recordar a su adversario que aún no cuenta con el número de delegados necesarios para proclamar su candidatura. "Ninguno de nosotros cuenta con los delegados necesarios para ganar. Esta victoria en Virginia Occidental me acerca a ese objetivo", ha dicho.

Clinton ha echado cuentas en directo ante sus seguidores para llegar a la conclusión de que su candidatura sigue vigente y con más fuerza que nunca. "Ahora estoy más decidida a continuar con esta campaña hasta que todo el mundo tenga la oportunidad de que su voz sea escuchada".

Así, ha enumerado todos los estados en los cuales ha ganado a Obama. Y ha prometido que hará lo mismo en los territorios que aún no han emitido su voto, despejando así cualquier duda sobre su continuidad. "Puedo ganar la nominación si vosotros así lo decidís, y puedo llevar a este partido hasta la victoria en las presidenciales", ha dicho. "La carrera no ha terminado todavía; nunca abandonaré", ha proclamado, después de vincular su continuidad a las esperanzas de "millones de estadounidenses que quieren un país mejor".

Virginia Occidental es un Estado que se ajusta como un guante a las cualidades que Clinton ha mostrado en la última fase de esta carrera: es uno de los más blancos, religiosos y conservadores del país, uno de los de más baja renta por habitante, de los últimos en cuanto a número de universitarios y de los primeros en cuanto a propietarios de armas de fuego. Obama apenas ha gastado medio día en hacer campaña para unas primarias que da por perdidas de antemano.

¿Candidatura conjunta?

El resultado no cambiará de forma apreciable el recuento de delegados y votos que permitirá pronto a Obama ser declarado oficialmente candidato. Pero sí volverá a poner sobre la mesa algunas de las debilidades políticas del senador de Illinois -su dificultad para convencer a los trabajadores blancos y conservadores- y algunos de los aspectos en los que Clinton podría muy bien complementarle. Es decir, volverá a poner en circulación el sueño de una candidatura conjunta de las dos figuras que han dividido el corazón de los demócratas este año y han cautivado la atención del electorado, informa Antonio Caño.

Un 39% de los demócratas encuestados por ABC-The Washington Post se pronuncia por Clinton como vicepresidenta de Obama. El siguiente favorito, John Edwards, es preferido sólo por un 10%. Un 25% de todos los entrevistados ve más probable dar su voto a una candidatura demócrata si la ex primera dama forma parte de ella.

Cierre de filas

La elite del Partido Demócrata ha comenzado a cerrar filas en torno al senador por Illinois, que ha conseguido el apoyo de 26 superdelegados (personalidades del partido y funcionarios electos) en la última semana. A ese ritmo, Obama podría alcanzar los 2.025 delegados necesarios para lograr la candidatura en tres semanas, cuando estarán ya incluidos los delegados de la última ronda de primarias.

Animado por ese viento favorable, el senador ha comenzado a diseñar una estrategia para las elecciones generales del 4 de noviembre, que incluye visitas durante las próximas semanas a estados clave como Florida y Michigan.