Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush propone una "ambiciosa" reducción de los gases contaminantes para 2025

El presidente de EE UU se limita a hablar de un recorte en la industria energética a partir de 10 ó 15 años

El presidente de EEUU, George W. Bush, presentó ayer lo que, a su juicio, es una "ambiciosa" propuesta para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para 2025 y hacer así frente al calentamiento global.

En un discurso en la Rosaleda de la Casa Blanca, Bush ha aludido a las nuevas tecnologías como la clave para lograr esta reducción, informa la BBC en su edición digital. Aunque no ha aportado metas concretas, el presidente ha hablado de un recorte en la industria energética en un plazo a partir de 10 ó 15 años.

Al principio de su mandato, Bush se mostró claramente escéptico sobre el calentamiento global. Ayer aseguró que "si ponemos en marcha nuevas leyes firmes (...) y adoptamos incentivos apropiados, pondremos a EEUU en un camino ambicioso para la reducción de gases invernadero".

Hay una serie de maneras para alcanzar estas reducciones, pero cualquier aproximación dependerá de acelerar el desarrollo y el despliegue de nuevas tecnologías" -como la energía nuclear o el "carbón limpio"-, ha destacado el presidente. No obstante, se ha mostrado en contra de imponer recortes obligatorios, de limitar la energía nuclear o de castigar con más impuestos a las empresas contaminantes.

Reacciones en contra

Las críticas de los ecologistas al discurso y a la propuesta de Bush no se han hecho esperar. Creen que su objetivo es demasiado poco ambicioso y llega demasiado tarde.

Carl Pope, director ejecutivo del mayor grupo ecologista de EE UU, el Club Sierra, ha asegurado en declaraciones recogidas por la BBC: "Con este plan necesitaremos un verdadero milagro para salvarnos de los efectos del cambio climático".

En un comunicado, la demócrata Barbara Boxer, presidenta del Comité de Medioambiente del Senado, calificó el discurso presidencial de "la cumbre de la irresponsabilidad ". El también senador demócrata John Kerry declaró que el anuncio es "un esfuerzo tardío, insuficiente y mendaz por parte de un presidente que rechaza apoyar políticas responsables para hacer frente al urgente desafío del cambio climático".

Bush, en contra de una "mala legislación"

El Congreso tiene previsto debatir a partir de junio una serie de propuestas legislativas que van más allá de las propuestas presidenciales y que incluyen la adopción de recortes obligatorios similares a los que ya existen en la Unión Europea. Bush se ha referido a estas propuestas y ha advertido de que "una mala legislación impondría tremendos costes en nuestra economía y las familias estadounidenses, sin cumplir las importantes metas medioamientales que compartimos".

El presidente también se mostró en contra de "exigir recortes de emisiones drásticos y repentinos" que, según él, "no tienen posibilidad de lograrse" y en cambio sí pueden perjudicar la economía.

En diciembre pasado, Bush acordó junto a otros casi 200 países en Bali (Indonesia) negociar un nuevo acuerdo que sustituya a Kioto para finales del año próximo.

Los tres candidatos a presidir la Casa Blanca, el republicano John McCain y los demócratas Barack Obama y Hillary Clinton, están todos a favor de medidas más duras para luchar contra el cambio climático, entre las que se incluye un recorte a los gases industriales de CO2 y un sistema de emisiones similar a la de la UE.