Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush: "Putin tiene preocupaciones pero queremos aumentar la confianza sobre el escudo antimisiles"

La reunión entre los presidentes de EE UU y Rusia acerca posturas sin "avances drásticos" sobre el sistema de defensa de la Casa Blanca

Rusia todavía se opone a los planes estadounidenses para desarrollar un escudo antimisiles al este de Europa pero reconoce el diálogo más abierto y positivo con Washington para cooperar. La reunión entre los presidentes de EE UU, George W. Bush, y Rusia, Vladímir Putin, ha servido para acercar posturas sobre los distintos temas en los que encuentran fisuras ambas potencias, pero sobre todo para que cada país defienda su visión política y técnica sobre el plan de defensa antimisiles al que aspira la Casa Blanca y al que se opone el Kremlin.

La cooperación ha sido la palabra más escuchada durante la rueda de prensa que han ofrecido ambos mandatarios en Sochi, pero tanto Bush como Putin han defendido sus intereses sobre la cuestión que más separa a las dos potencias y que ha hecho brotar el mayor cruce de declaraciones entre ambas en los últimos meses.

"No ha habido avances drásticos sobre el escudo antimisiles que EE UU planea en Europa del Este, pero sí un diálogo más positivo", ha dicho Putin, que ha explicado que la actitud rusa no ha cambiado "estratégicamente" y guarda un "optimismo prudente" ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo completo. Pese a las evidentes divergencias, el presidente ruso, que ha alabado la relación de honestidad de su homólogo norteamericano, ha insistido en la cooperación y en buscar nuevos horizontes para salvar este asunto.

Bush ha reconocido las mismas diferencias pero ha acentuado "la necesidad de trabajar juntos" en los próximos meses. "Él (Putin) tiene dudas pero cuando más claro hablemos con él, más nos entenderemos. Trabajaremos juntos y acabaremos juntos con la amenaza del terrorismo", ha dicho el mandatario estadounidense.

La futura cooperación entre Washington y Moscú necesitará más que buenas palabras y, como ha reconocido el mismo Bush, será una cuestión de transparencia en las negociaciones. "Rusia, como nosotros, quiere crear un sistema de defensa con el que responder a amenazas. Estamos trabajando con la República Checa y Polonia. Putin tiene preocupaciones pero queremos aumentar la confianza y las medidas de transparencia".

El presidente estadounidense espera que Rusia participe en la creación del escudo antimisiles como un socio y nunca como un enemigo. Ambos mandatarios se han mostrado receptivos en compartir el mismo camino en las conversaciones y llegar a un acuerdo "a nivel global" de defensa contra el terrorismo.

El encuentro entre ambos países, el último de Putin como presidente ruso antes de que asuma el cargo Dmitri Medvédev, ha concretado el marco estratégico que servirá de guía entre las relaciones de los dos estados en temas como la seguridad, la lucha contra el terrorismo, la no proliferación de armas nucleares y la economía. Putin ha manifestado el deseo de su país de entrar en el Tratado de Libre Comercio y ha pedido que para mejorar las relaciones con su país no se lleven a las ex Repúblicas soviéticas a otro bloque en relación a la ampliación de la OTAN.

Mientras tanto, el presidente electo ruso, Dimitri Medvédev, ha prometido hoy que cuando asuma el cargo, a partir del 7 de mayo, intentará continuar el avance de las relaciones entre Rusia y EE UU como lo hizo su predecesor, Vladímir Putin. En declaraciones antes de comenzar su reunión en Sochi (Rusia), Medvédev ha afirmado que en los últimos ocho años esos dos presidentes han "hecho mucho por avanzar en las relaciones" entre sus dos países y eso ha sido "un factor clave en la seguridad internacional".