Colombia busca restablecer las relaciones, pero Ecuador afirma que aún no está listo

Nuevas informaciones acerca de la muerte de un ecuatoriano en el ataque a un campamento de las FARC dificulta el acercamiento de los dos vecinos

Colombia ha anunciado que busca restablecer con celeridad sus relaciones diplomáticas con Ecuador, pero éste asegura que aún no está listo, tras confirmarse la muerte de un ciudadano ecuatoriano durante el ataque militar contra las FARC a comienzos de este mes.

El ministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Fernando Araújo, ha abogado por la conciliación y ha evitado ahondar en la polémica con Quito, reavivada después de que Bogotá reconociera el fin de semana que uno de los muertos en el bombardeo contra el campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) era ecuatoriano.

Sin embargo, para la ministra de Exteriores de Ecuador, María Isabel Salvador, retomar las relaciones dependerá de las señales que reciba del Gobierno colombiano, que, ha dicho, han sido hasta el momento "poco confiables."

Más información
Ecuador no reanudará relaciones con Colombia

"Estamos hablando de restablecer el nivel de confianza (...) y por hechos como éste (la muerte de un ciudadano en su territorio por fuerzas extranjeras) nos volvemos a preguntar ¿estamos realmente listos para restablecer las relaciones?", ha dicho Salvador a los periodistas.

Colombia aspira superar la polémica desatada por la muerte de Franklin Aizalia -un cerrajero vinculado con las FARC, según versiones filtradas por Bogotá- y retomar la agenda bilateral. Ecuador quiere que la OEA investigue la muerte.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Hemos recibido instrucciones para manejar unas relaciones diplomáticas fraternas y eficaces, y tenemos la intención de restablecer las relaciones con Ecuador, y de continuar la agenda positiva que se estaba construyendo", ha afirmado Araújo en declaraciones a Caracol radio.

Quito rompió relaciones diplomáticas con Bogotá a comienzos de marzo después de que las Fuerzas Militares colombianas bombardearon una zona selvática de Ecuador. En ese ataque dirigido murió un líder de las FARC conocido como Raúl Reyes y al menos 25 personas más, incluidos cuatro mexicanos y Aizalia.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, calificó el ataque como una masacre en la que se violó la soberanía de su país. En la crisis, que amenazó con desatar un conflicto en la región, se involucraron Venezuela y Nicaragüa. Pero la disputa se solucionó públicamente días después durante la Cumbre del Grupo de Río, en República Dominicana, aunque Ecuador mantiene una actitud crítica frente a Colombia.

No obstante, Ecuador espera que la Organización de Estados Americanos (OEA) garantice que estos hechos no se repitan y que el Gobierno de Colombia indemnice a los familiares de Aizalia, independientemente de si estuvo o no vinculado a las FARC, por considerar su muerte una violación de los derechos humanos.

De cerrajero a ¿rebelde?

El comandante del Ejército de Colombia, general Mario Montoya, ha informado de que vídeos y fotografías en poder de las autoridades de los dos países prueban que Aizalia, un cerrajero que vivía en un sector pobre de Quito, tenía vínculos con las FARC desde 2003.

Ecuador pidió a Colombia probar los supuestos vínculos de su ciudadano con las FARC a través de los canales pertinentes y legales.

Colombia y Ecuador comparten una frontera terrestre de 586 kilómetros, con fuerte presencia de la guerrilla, una zona en la que han sido detectados cultivos de hoja de coca y laboratorios para producir cocaína, según fuentes de seguridad.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS