Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera hacia la Casa Blanca

McCain recibe el apoyo de Bush tras conseguir la nominación republicana

El presidente de EE UU ha invitado a comer al senador por Arizona tras ganar las primarias de Ohio, Tejas, Vermont y Rhode Island y conseguir los 1.191 delegados necesarios para proclamarse oficialmente candidato republicano a la Casa Blanca

El presidente de EE UU, George W. Bush, ha recibido a John McCain en la Casa Blanca tras conocerse el miércoles que el veterano senador será el candidato del Partido Republicano en las presidenciales de noviembre. En declaraciones a los medios, poco antes de almorzar juntos en la residencia oficial del presidente de EE UU, Bush ha afirmado que McCain "va a ser el presidente que traerá la determinación necesaria para derrotar al enemigo y un corazón suficientemente grande para amar a los que le dañan". El ya candidato republicano a la presidencia ha respondido pidiendo a Bush que le ayude con la campaña electoral y ha declinado aventurar nombres sobre quién podría ir como vicepresidente en su candidatura.

El apoyo de Bush contribuirá a convencer a aquellos republicanos a los que la candidatura de McCain no terminaba de convencer, de modo que el senador pueda aumentar la recaudación de cara al inicio de la campaña presidencial.

El senador por Arizona, John McCain, se convirtió el miércoles oficialmente en el candidato republicano a la presidencia de EE UU, al conseguir superar los 1.191 delegados necesarios para alzarse con el triunfo en la convención que designará al candidato de su partido a la Casa Blanca en las elecciones presidenciales del próximo noviembre.

McCain ha alcanzado la cifra mágica de los 1.191 delegados tras su victoria en las primarias de su partido celebradas este martes en Vermont, Ohio, Tejas y Rhode Island, donde se ha impuesto claramente sobre los últimos supervivientes de la carrera republicana, Mike Huckabee y Ron Paul. Los republicanos lo proclamarán oficialmente candidato a principios de septiembre durante la convención del partido en Minneapolis.

Nada más conocerse su triunfo, McCain recibió la felicitación telefónica de su principal rival en esta última etapa de la carrera republicana, Micke Huckabee, que reconoció estar ya fuera de la campaña. No obstante, el ex gobernador de Arkansas todavía no ha anunciado la retirada oficial de su candidatura, aunque fuentes de su campaña aseguran que lo hará el próximo jueves en Washington.

El republicano también ha recibido otra significativa llamada de felicitación de Barack Obama, que le ha expresado su confianza en que será él su rival en las elecciones presidenciales de noviembre, y no Hillary Clinton, la otra aspirante en la batalla por la candidatura demócrata.

Mirando ya a la lucha por la presidencia, McCain ha prometido apoyar la iniciativa empresarial, con bajos impuestos y menos regulaciones, así como fomentar el uso y desarrollo de las energías alternativas. "Ahora empieza la parte más importante de la campaña", ha dicho a sus seguidores en un discurso en Dallas (Tejas) tras conocerse los primeros recuentos. Acompañado por su esposa, Cindy, ha afirmado que asume la candidatura con "responsabilidad y agradecimiento" y ha agradecido la oportunidad que se le ofrece.

El candidato también ha hecho alusión a la situación económica en el país, la guerra en Irak y los tratados comerciales con terceros países, para terminar exaltando el liderazgo estadounidense en la esfera internacional: "Somos el líder mundial (...) y los líderes no son nostálgicos, sino optimistas".

'Sprint' final

McCain, de 72 años, ex militar que se hizo famoso por ser prisionero de guerra en Vietnam, ha acudido a la cita de este martes con 1.014 delegados, a 177 de los necesarios para lograr la candidatura. Su victoria llega un mes después de su triunfo en las elecciones del supermartes del 5 de febrero, que forzó a su entonces principal rival, Mitt Romney, a retirarse de la contienda.

Hace tan sólo seis meses, la campaña del senador republicano por Arizona, el candidato de más edad que se ha presentado nunca a la presidencia, reincidente en aspirar a la Casa Blanca -ya lo intentó contra George W. Bush en el 2000-, iba tan mal que tuvo que reorganizarse y reducir personal para poder mantenerse a flote.

La confirmación de la candidatura de McCain promete aumentar las presiones sobre el que ya es oficialmente candidato republicano a la presidencia de EE UU, que ha tenido que afrontar ya algunos asuntos espinosos como los supuestos lazos inapropiados con una mujer miembro de un lobby hace ocho años.

De llegar a confirmarse, la historia, que de momento no ha volado muy alto, podría resultar devastadora para el senador, que se ha erigido en luchador contra los intereses creados y las influencias indebidas.

A esa polémica se suma la todavía abierta sobre su nacimiento en 1936 en la zona del canal de Panamá administrada por Estados Unidos, lo que ha llevado a cuestionar si el senador es constitucionalmente apto para ejercer como presidente.