La carrera hacia la Casa Blanca

Hillary Clinton gana en Ohio y Tejas y mantiene viva su candidatura

La ex primera dama gana también en Rhode Island y el senador por Illinois se alza con el triunfo en Vermont

Madrid / Washington - 05 mar 2008 - 09:21 UTC

Tras una noche de cerrados escrutinios, Hillary finalmente se ha alzado con el triunfo en las primarias demócratas de Ohio, Tejas y Rhode Island frente a Barack Obama, que sólo ha ganado en Vermont. Estas victorias suponen un claro balón de oxígeno para la senadora por Nueva York, pues le permiten seguir en la carrera por la candidatura demócrata a la Casa Blanca con fuerzas renovadas y la mirada puesta en Pensilvania, donde el 22 de abril los demócratas se juegan 158 delegados.

Los resultados de esta noche no han sido exactamente los que Hillary necesitaba. Según los responsables de campaña y varios analistas, su triunfo en Tejas tenía que haber sido más arrollador aunque le permite seguir peleando. En ese Estado, hay una votación popular. Clinton se ha llevado la victoria en las primarias pero aún quedan por saber los resultados de los caucus (asambleas locales). Pese a todo, las cifras en Texas están muy igualadas y ambos aspirantes se tendrán que repartir, casi a partes iguales, los 126 delegados elegidos en la votación general. Según las leyes demócratas, esta batalla reñida también será igual para el reparto proporcional de los delegados en el resto de enclaves, donde hay en juego más de 360 delegados.

Más información

Batalla al límite

Obama y Clinton han disputado esta noche una de las batallas más importantes en su camino hacia la Casa Blanca. En la jornada de hoy, ya conocida como el segundo supermartes, la ex primera dama ha roto la racha de 11 victorias del senador por Illinois y se ha alzado con el triunfo en Rhode Island y, sobre todo, en Ohio y Tejas, los dos Estados que han centrado la atención de las votaciones de esta noche, vitales por el elevado número de delegados en juego.

Muchos analistas habían aventurado que Clinton debía ganar al menos en Ohio y Tejas para mantener viva su campaña, que en las últimas semanas había sufrido el fuerte empuje de Obama. Además, la mayoría de los medios norteamericanos advertían de que el discurso de Hillary había perdido frescura y el fenómeno Obama no había hecho más que ganar adeptos de costa a costa. Después de estas primarias, ambos candidatos se quedan prácticamente igualmente que antes, las diferencias no varían mucho y Obama sigue por encima de la senadora por Nueva York con más delegados y como favorito en el bando demócrata.

Tras conocer su victoria en Ohio, la senadora ha mostrado su satisfacción por los resultados conseguidos, con los que "esta nación se recupera, y la campaña también". "Este Estado sabe cómo elegir a un presidente", ha declarado una exultante Hillary Clinton. "Tal y como vota Ohio, vota el resto de la nación. Necesitamos un candidato que gane en Estados clave como Ohio", ha apuntado la ex primera dama, que ha dejado claro que no se va a retirar de la carrera presidencial, pese a la presión de ciertos sectores del partido.

Por su parte, Barack Obama no se da por vencido y ha asegurado que está "en camino de conseguir la nominación demócrata para la carrera hacia la Casa Blanca" y que todavía le lleva ventaja a su rival.

Preocupación demócrata

La agria campaña que están protagonizando Clinton y Obama preocupa a los dirigentes del partido demócrata, que ya han advertido de las posibles consecuencias que puede tener la enconada lucha que mantienen ambos aspirantes.

El Partido Demócrata está exhausto y electoralmente tocado por el enfrentamiento entre Hillary Clinton y Barack Obama, que ha sido despiadado en los últimos días ante la trascendencia de las primarias de Tejas y Ohio. La dura campaña de los demócratas contra ellos mismos puede estar allanando el camino al candidato republicano, John McCain, por lo que el partido tiene un duro trabajo por delante para recuperar su unidad y su imagen ganadora, informa Antonio Caño desde Washington.

Una encuesta del Instituto Pew expone con claridad las dificultades de la fuerza política que, probada la impopularidad del presidente George Bush, parecía hasta hace poco destinada a la victoria en las elecciones presidenciales de noviembre. Una cuarta parte de los votantes de Hillary Clinton en las primarias, según esa encuesta, preferiría votar por el candidato republicano si Obama fuese el demócrata nominado. Un 10% de los partidarios de Obama prefiere también a McCain antes que a Clinton.

Esta lucha sin cuartel tiene sus próximas paradas en los Estados de Wyoming (12 delegados) y Misisipí (33) en marzo. Pero los campos de batalla más importantes estarán en las primarias de Pensilvania, donde se reparten 158 delegados, y en Carolina del Norte a principios de mayo, con 115 delegados.

La candidata demócrata estadounidense rompe la buena racha de su rival de partido tras ganar esta noche las primarias en Texas, Ohio y Rhode Island. Mientras, John McCain es ya el candidato oficial republicano a la Casa Blanca.ATLAS

Obama también tiene una 'niña'

No sólo Mariano Rajoy tiene una niña a la que sacar a pasear en vísperas de elecciones. El candidato demócrata para la Casa Blanca, Barack Obama, también habla de su niña. Tras la celebración de las primarias de Tejas, el senador negro ha hecho referencia a una niña en su último discurso desde la ciudad de Houston.

"Creemos que una niña nacida esta noche debería tener las mismas oportunidades tanto si viene de los barrios de San Antonio como de los suburbios de San Luis, de las calles de Chicago o las colinas de Appalachia. Y si esa niña tuviese la oportunidad de viajar por el mundo y alguien le preguntase de dónde viene, creemos que ella siempre debería ser capaz de tener la cabeza bien alta y con orgullo responder: Soy estadounidense".

Pero antes que Obama, el otro aspirante demócrata John Edwards, que terminó abandonando la carrera política, también hizo referencia a una niña. El primero, sin embargo, en aludir a una niña fue el presidente de México, Felipe Calderón. El entonces candidato a la Presidencia mexicana se refirió también a la figura de una niña para hacer promesas de futuro a lo largo de su campaña electoral de 2006, en la que contaba como director de la misma con el español Antonio Solá, ahora asesor externo de imagen de Rajoy durante esta campaña.