Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No más FARC"

Miles de manifestantes, desde China hasta Bogotá, pasando por algunas ciudades europeas, toman las calles en protestas contra la guerrilla colombiana

Miles de personas tomaron el lunes las calles de Colombia en una enorme protesta contra las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a favor de la liberación de los cientos de rehenes que mantienen desde hace varios años en sus campamentos en la selva. El lema "No más FARC" se repitió en las protestas que se han realizado desde China hasta Bogotá, pasando por Madrid, Caracas, Londres y otras ciudades europeas y latinoamericanas. La manifestación fue convocada en las principales ciudades colombianas y en más de 130 urbes del mundo, y se realizó dos días despúes de que las FARC anunciaran que liberarán unilateralmente a tres ex congresistas secuestrados desde hace más de seis años.

La protesta bajo el lema Un millón de voces contra las FARC fue convocada por un grupo de jóvenes a través de Facebook después de que se conocieran en enero las pruebas de vida de un grupo de rehenes que dejaron en evidencia la humillación que soportan en los campamentos rebeldes en medio de la selva.

En Bogotá, la capital colombiana de más de 7 millones de habitantes, miles de personas se concentraron en diferentes sectores con camisetas blancas en las que se leía por la parte frontal "Colombia soy yo" y en la espalda "No más secuestros, no más mentiras, no más muertes, no más FARC".

Según los organizadores, unas 30.000 personas se han reunieron el lunes en la céntrica plaza bogotana de Bolívar. La concentración, de dos horas, terminó a las 12.00 hora local (17.00 GMT) con el lanzamiento de 1.500 globos de colores y el canto del himno nacional a viva voz.

En la vecina Venezuela, cientos de personas se lanzaron a las calles sumándose a la protesta mundial con gritos de "No más FARC".

Los grupos de manifestantes más numerosos se registraron en la capital del país, Caracas, y en Maracaibo, la capital del fronterizo estado de Zulia, aunque también se habían anunciado movilizaciones en Barinas y San Cristóbal.

La misma escena se repitió en Buenos Aires, Lima y otras capitales latinoamericanas.

Manifestaciones en Europa

En España, donde viven más de 250.000 colombianos, según datos oficiales, centenares de personas se congregaron en el centro de Madrid y en ciudades como Logroño, Oviedo, Palma de Mallorca o Bilbao para rechazar la violencia y los secuestros de las FARC.

Los manifestantes portaron pancartas con leyendas como "A Colombia la queremos viva, libre y en paz" o "No más violencia. No más secuestros", o "Sí a la libertad, sí a la vida, Colombia sin FARC".

También en Londres más de 500 personas, la mayoría de ellas colombianas, se manifestaron en la plaza de Trafalgar entre gritos de "Queremos la libertad de los secuestrados" y "Fuera FARC terroristas". Los asistentes portaron claveles blancos como símbolo de paz y pancartas en inglés con el objetivo de concienciar a la opinión pública británica sobre los secuestros perpetrados por la guerrilla.

En París, centenares de colombianos y venezolanos pidieron el fin de las FARC y se han manifestado para sensibilizar a la opinión pública francesa de que en Colombia "hay más de un rehén" de esa guerrilla, en referencia a la colombo-francesa Ingrid Betancourt, cuya liberación es un asunto prioritario para el Gobierno galo.

El acto de París no contó con el respaldo de las asociaciones francesas de apoyo a la liberación de Ingrid Betancourt, que pronto cumplirá seis años de cautiverio, por considerar sus portavoces que "va en contra de la mediación y la negociación" y porque "sólo habla de acabar con las FARC".

En Ginebra, más de un centenar de colombianos se concentraron ante el Palacio de las Naciones Unidas para hacer una llamada 'a la libertad y por la paz' y 'contra las FARC'.

En Berlín, Bruselas, y varias partes de Asia, como Tokio y Pekín, se repitieron las consignas para mostrar el repudio a la guerrilla más antigua de América Latina.