Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de EE UU abre una investigación preliminar sobre la destrucción de grabaciones de interrogatorios

El Departamento de Justicia el organismo de control interno de la CIA determinarán si se debe llevar a cabo una investigación completa

El Departamento de Justicia de Estados Unidos y el organismo de control interno de la Agencia Central de Información (CIA) han anunciado este sábado de la apertura de una investigación preliminar sobre la destrucción en 2005 de unas cintas de vídeo en las que se interroga a dos supuestos terroristas, miembros de Al Qaeda. La investigación se anuncia un día después de que el presidente de EEUU, George W. Bush, asegurara, mediante la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, que no recordaba haber sido informado de la grabación de los interrogatorios ni de la posterior destrucción de las cintas.

"El Departamento de Justicia y la CIA anunciaron hoy que la División de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia inició una investigación preliminar junto a la Oficina del Director General de la CIA sobre la destrucción de videos de interrogatorios", reza el comunicado del portavoz de Justicia, Brian Roehrkasse. La investigación preliminar determinará si hay base para llevar a cabo una investigación formal completa.

El director general de la CIA, Mike Hayden, ha señalado en un comunicado que la agencia "colaborará plenamente" con la investigación abierta. "La recibo como una oportunidad para plantear las cuestiones que se han abierto en torno a la destrucción de cintas en 2005".

El pasado jueves, la CIA reconoció haber destruido, en 2005, dos grabaciones en vídeo de interrogatorios a dos miembros de Al Qaeda. Las grabaciones mostraban a agentes de la CIA practicando, en 2002, "duras técnicas de interrogatorio" a sospechosos de terrorismo. El director de la CIA remitió una carta a los empleados tras saber que el diario neoyorquino iba a publicar la información, aduciendo que que las cintas suponían "un serio riesgo de seguridad. De salir a la luz, podrían permitir la identificación de vuestros colegas de la CIA que han servido al programa, exponiéndolos a ellos y a sus familias a represalias por parte de Al Qaeda y sus seguidores".