Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez amenaza con acabar las relaciones con España si "la derecha llega al poder"

El mandatario ha señalado que no quiere "agravar la situación" con España aunque sigue a la espera de disculpas del Rey. -Asegura que Don Juan Carlos le ha "enviado un mensaje" y que "ojalá la supuesta reflexión" del soberano "se haga pública"

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha manifestado hoy que si "la derecha española vuelve al gobierno" entonces "se acabaría" la relación, al tiempo que ha señalado que no quiere "agravar la situación" con España aunque sigue a la espera de disculpas del Rey.

En una rueda de prensa este sábado, jornada de reflexión en vísperas del referendo del domingo, Chávez ha seguido insistiendo en que espera disculpas del monarca español aunque dijo que el Rey Juan Carlos había "enviado un mensaje" y que "ojalá la supuesta reflexión" del soberano "se haga pública".

Durante el cierre de campaña ayer a favor de la reforma constitucional que él mismo ha propuesto, el mandatario venezolano amenazó con nacionalizar los bancos Santander y BBVA si el rey de España no se disculpaba. "Comenzaré a pensar en acciones que habría que tomar", subrayó, antes de añadir que los españoles "compraron unos bancos" en Venezuela. "No me cuesta nada recuperarlos y nacionalizarlos y ponerlos al servicio del pueblo... no me cuesta nada", ha indicado en referencia al Santander y el BBVA.

Contra EE UU

El gobernante repitió ayer una vez más, durante el cierre de campaña, la denuncia que ha reiterado en los últimos días sobre "planes imperialistas y de sus lacayos de la oligarquía criolla", uno de los cuales atribuyó a la CIA de EEUU y denominó Operación Tenaza, para crear hechos de violencia. "Si el domingo gana el 'Sí' (a la reforma constitucional que promueve), como todo lo indica, y la oligarquía (...) llega a desatar la violencia con el cuentico de un fraude (...), ministro (de Energía Rafael) Ramírez, el mismo día lunes, ordene usted que se detenga los envíos de petróleo a Estados Unidos", declaró. "¡Ni una gota de petróleo a EE UU!", en ese caso, subrayó, y ordenó a los militares que a partir de ayer pusieran "en marcha los planes especiales de protección" y tomaran de inmediato los campos petroleros, junto a los trabajadores.

Tras sostener que el voto del domingo será a su favor o a favor de Bush, "de Venezuela o del imperio más poderoso que ha existido en este planeta a lo largo de la historia al que en realidad estamos enfrentados", también reveló que conoce que algunos medios de televisión contribuirían a crear malestar social en Venezuela. Chávez nombró específicamente a la emisora privada caraqueña Globovisión y a la estadounidense CNN, contra la cual aseguró que iniciará una acción legal por "incitación al magnicidio", después de que pusiera en pantalla esta semana una imagen suya con el titular "¿quién lo mató?", lo que la emisora estadounidense atribuyó a un error.

Sobre Globovisión, afirmó tener "la información" de que hacia el mediodía del domingo difundirá resultados de la jornada electoral, violentando normas que lo prohíben hasta que primero exista información oficial de los escrutinios. "Si lo hacen, violando la ley, se los advierto de una vez, serán sacados del aire de inmediato, solo se lo estoy advirtiendo (...), lo mismo a cualquier otro canal que viole la ley", ha amenazado.

'Marea roja' en Caracas

Una multitudinaria concentración oficialista llenó este viernes la céntrica avenida Bolívar de Caracas en el cierre de la campaña a favor de la reforma constitucional impulsada por el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien acudió a la manifestación.

A ritmo de tambores y música tropical, la marea roja, como se hacen llamar los oficialistas, desbordó con banderas nacionales y pancartas la gran avenida Bolívar, la misma que el jueves fue escenario de otra multitudinaria concentración, de la oposición, que cerró su campaña por el "no" a la propuesta de cambios constitucionales. La llamada "gran concentración en apoyo al sí-sí de la reforma constitucional" discurrió en un ambiente de alegría a la espera de la llegada del "comandante presidente" y de su intervención en este cierre de campaña.

Más de 16 millones de venezolanos han sido convocados por el CNE a las urnas el próximo domingo para que se pronuncien sobre el proyecto de reforma de 33 artículos presentado por Chávez y ampliado a 69 artículos por el Parlamento oficialista, que lo aprobó el pasado 2 de noviembre. Chávez sostiene que su reforma es "indispensable" para "acelerar" la instauración del socialismo, que, según él, es el "único camino a la paz y la justicia" y que dará "más poder al pueblo". La oposición política, las cúpulas empresarial y comercial, y el Episcopado rechazan el proyecto que consideran "antidemocrático" y del que dicen que dará carta blanca a Chávez.

Entre otros polémicos cambios, la reforma incluye la reelección indefinida presidencial, varios tipos de propiedad, como la comunal, además de la privada, un nuevo ordenamiento territorial y la posibilidad de que el Estado restrinja la información y el debido proceso durante los estados de excepción.