Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta Militar birmana designa un enlace oficial con la líder opositora Suu Kyi

El jefe del régimen militar se ha mostrado dispuesto a reunirse con la Nobel de la Paz si ésta abandona la "confrontación"

La Junta Militar de Myanmar (la antigua Birmania) ha anunciado hoy la designación de un enlace oficial, el viceministro de Trabajo, general Aung Kyi, con la líder de la oposición, Aung San Suu Kyi, sometida a arresto domiciliario desde junio de 2003. El anuncio, hecho por la televisión estatal, se produce varios días después de que transcendiera que el jefe de la Junta Militar, general Than Shwe, había ofrecido reunirse con Suu Kyi si ésta abandonaba su actitud de "confrontación".

Durante su reciente visita oficial a Birmania, el enviado especial de Naciones Unidas, Ibrahim Gambari, instó al régimen que preside el general Tha Shwe a establecer un conducto oficial para los contactos entre el organismo multinacional y la Junta Militar, y entre ésta y la jefa de la Liga Nacional por la Democracia (LND) Suu Kyi.

El general Aung Kyi, en el puesto desde la purga interna llevada a cabo por el general Than Shwe a finales de 2004, ha estado al frente de las conversaciones que se han mantenido con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), a fin de abordar el empleo de mano de obra forzada en Birmania.

Lo que aún no se sabe es si será el general Than Shwe u otro miembro de la Junta Militar el que se vaya a reunir con Suu Kyi, a quien en numerosas ocasiones los generales han tachado de "esbirra de las grandes potencias occidentales". Hasta hace muy poco, era un coronel del Servicio de Inteligencia Militar quien ejercía la función de enlace entre la Nobel de la Paz y las autoridades militares.

Resolución de condena al régimen militar

Este anuncio tiene lugar mientras Estados Unidos, Reino Unido y Francia, miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, preparan un documento para condenar al régimen birmano por la violencia que empleó para reprimir las manifestaciones pacíficas en favor de la democracia y la libertad. Las autoridades militares sostienen que han puesto en libertad a unas 1.600 personas de las cerca de 2.700 detenidas, entre ellas 573 monjes, que fueron arrestadas durante las protestas del pasado 26 y 27 de septiembre, y los días posteriores.

Según la versión oficial, diez personas murieron por disparos o a golpes, pero fuentes de los grupos antigubernamentales estiman que la cifra de víctimas mortales de la represión se eleva a más de dos centenares.

En un comentario publicado hoy por el diario oficial Nueva Luz de Myanmar, la Junta Militar advierte de que no cederá a las demandas hechas por los manifestantes, incluida la puesta en libertad de Suu Kyi. "Esas tres demandas: bajar los precios de los productos básicos, la liberación de Aung San Suu Kyi y de los presos políticos, y la reconciliación nacional no se verán satisfechas mediante protestas", señala el Gobierno militar.