Un equipo de voluntarios españoles asiste en Pisco al parto de una niña que se llamará España

Sus padres han decidido llamarla España Olenca en honor a las personas que la atendieron

Uno de los equipos de voluntarios españoles que trabaja en la provincia de Pisco para asistir a los afectados por el terremoto de Perú de la semana pasada ha atendido el parto de una niña que pesó 4,1 kilos y a la que sus padres llamarán España Olenca en recuerdo de las personas que les ayudaron.

El parto fue asistido por el equipo español desplegado en la localidad de San Clemente, situada a unos 6 kilómetros de Pisco, y que está integrado por nueve miembros de la ONG SAR-España, ocho de SUMMA-112 y seis de Bomberos en Acción, todos ellos pertenecientes al operativo enviado por la AECI tras el terremoto.

Más información
España enviará a Perú 100 toneladas de ayuda humanitaria y 30 especialistas en emergencias

Uno de los miembros de este equipo, Roberto Rubio, presidente de SAR-España, explicó en conversación telefónica con Efe que "el feliz alumbramiento" tuvo lugar a las 19.30 hora local de ayer (dos y media de la madrugada en España), en el hospital de campaña levantado hace tres días por este grupo.

El presidente de SAR-España expresó su satisfacción "por este extraordinario acontecimiento, que ocurre tras tantas escenas de dolor", y aseguró que todo el equipo de voluntarios "se emocionó mucho", a pesar de que sus miembros están "agotados de trabajar prácticamente 24 horas, entre consultas y urgencias".

Los voluntarios españoles que trabajan en el hospital de San Clemente han atendido a unas 800 personas en los últimos tres días, la mayoría de ellas por infecciones en las vías altas, gripes y constipados debidos al intenso frío que hace por la noche y a la humedad, según detalló Rubio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Rubio afirmó que "mucha gente duerme en la calle, porque han perdido sus casas, y ahora empiezan a encontrarse mal, y hay una desnutrición impresionante". En este sentido, explicó que "es complicado que llegue la ayuda humanitaria, porque hay mucha gente dispersa". El voluntario español también subrayó que en la zona "hay bastante inseguridad", sobre todo por la noche.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS