Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl Castro: "La revolución será eterna"

Hoy se cumple un año desde que Fidel Castro cediera la presidencia de Cuba a su hermano

Hace un año que Raúl Castro asumió la presidencia de Cuba por la enfermedad de su hermano, Fidel. En un acto homenaje a un revolucionario, Raúl Castro ha asegurado que la revolución será eterna por estar sustentada firmemente en la unidad del pueblo y que seguirá "enarbolando bien alto" la bandera del socialismo y la dignidad.

Estas declaraciones las ha realizado Raúl en el cementerio de Santa Ifigenia de Santiago de Cuba, en el este de Cuba, en un acto de homenaje al mártir de la revolución Frank País, muerto hace 50 años a manos de la dictadura de Fulgencio Batista, durante el que encendió una llama eterna en homenaje a los mártires de la patria.

"Su fuego será tan eterno como esta revolución por estar sustentada firmemente en la unidad de un pueblo que ha demostrado con creces su disposición a dar la vida por la patria y sus ideales", declaró Raúl Castro en la víspera de cumplir un año como presidente provisional del país.

Vestido con su habitual uniforme de general de Ejército añadió que la llama "arderá también por los que caigan en lo adelante en el cumplimiento de su deber revolucionario o en cada nuevo combate que nos imponga el enemigo enarbolando bien alto las banderas del socialismo y la dignidad".

Fidel reivindica los avances de la revolución

Por su parte, Fidel Castro ha expresado que los avances alcanzados por la Revolución "son una suma de ejemplos y esfuerzos realizados durante mucho tiempo". Asimismo, subrayó que "el más importante éxito de la Revolución es la capacidad de resistir casi medio siglo de bloqueo y privaciones de todo tipo".

Las reflexiones de Fidel Castro no hacen referencia al discurso autocrítico que su hermano realizó el pasado 26 de julio, en Camagüey, en el que subrayaba la necesidad de cambios estructurales en la economía.

En el mismo discurso también advirtió a los cubanos de que el país no ha superado aún el periodo especial en el que se sumió después de la caída del bloque soviético.