Los talibanes ejecutan a un segundo rehén

La policía afgana ha encontrado el cuerpo del surcoreano acribillado a balazos

Kabul / El Cairo - 30 jul 2007 - 20:41 UTC

Los talibanes han ejecutado a uno de los 22 surcoreanos que mantienen secuestrados, después de que, a la una y media de la mañana de ayer, hora de España, expirase el plazo dado al Gobierno para que accediese a la excarcelación de presos insurgentes a cambio de los rehenes.

La policía afgana ha recuperado el cuerpo del fallecido, al que han encontrado "acribillado a balazos". El cadáver ha sido hallado en una cuneta a 140 kilómetros al sur de Kabul, en la provincia afgana de Ghazni.

Más información

La víctima llevaba gafas e iba ataviada con ropa occidental y, según un periodista de Associated Press, aparentaba tener una edad próxima a los 30 años. En estos momentos, su cuerpo está siendo trasladado a Kabul.

El portavoz talibán, Mohammed Yousef Ahmadi, aseguraba por teléfono que los secuestradores habían acabado con la vida de un hombre identificado como Sung Sin, de 29 años, en el que supone el segundo asesinato de un rehén desde el secuestro de los surcoreanos, el pasado día 19 de julio.

Mientras, la cadena qatarí Al Yazira ha difundido las primeras imágenes de varios de los 22 surcoreanos secuestrados hace once días en el este de Afganistán por los talibane. La televisión ha emitido una grabación de vídeo sin sonido de un minuto de duración, en la que aparecían un hombre y ocho mujeres, todas con el velo islámico que cubre toda su cabeza con excepción del rostro.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Con las caras pálidas y cansadas, cinco de las mujeres estaban sentadas en el suelo, mientras detrás de ellas se veía a otras tres y un hombre que estaban de pie con una mirada llena de miedo y desesperanza. En las imágenes, tomadas de noche, no aparace ninguno de los secuestradores.

Exigencias al Gobierno

El pasado miércoles, los talibanes mataron a Bae Hyung-kyu, de 42 años y líder del grupo, integrado por misioneros cristianos quehabían viajado como voluntarios a Afganistán. Según Ahmadi, la razón de la segunda ejecución ha sido el "fracaso" de la negociación con el Gobierno, al que los secuestradores exigían la liberación de ocho presos insurgentes a cambio de los rehenes surcoreanos.

"No han respondido positivamente a nuestra demanda y nuestras fuerzas, de acuerdo con el plazo establecido, mataron al rehén", dijo Ahmadi, que advirtió de que si el Gobierno no accede a excarcelar a los presos insurgentes "la vida de los otros coreanos estará en peligro". Hasta ahora los secuestradores habían establecido varios plazos que fueron ampliando sucesivamente para dar tiempo a las negociaciones, lo que había suscitado la esperanza de que volvieran a extender el ultimátum sin matar a ninguno de los rehenes.

22 rehenes

El último asesinato ha incrementado el temor por la suerte de los surcoreanos, entre los que hay 18 mujeres y que, según fuentes cercanas a la negociación, han sido divididos en tres grupos. Poco antes de la última ejecución, la Misión de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA) había expresado su preocupación por las vidas de los secuestrados.

"Estamos extremadamente preocupados por la seguridad y el bienestar de todos aquellos rehenes, sobre todo porque muchos de ellos son jóvenes mujeres que han venido a Afganistán a ayudar a la gente", dijo a los periodistas una oficial de prensa de la organización, Nilab Mobarez.

Además, un representante de la oficina del portavoz de UNAMA, Aleem Siddique, insistió en que un debate público de los detalles de las negociaciones "no ayuda a resolver la situación"."Lo que todos tenemos que hacer en este momento tenso es apoyar enteramente al Gobierno de Afganistán en sus esfuerzos para asegurar la vuelta a salvo de todos los que están siendo retenidos contra su voluntad", dijo.

Secuestro "contra-islámico"

Este domingo, el presidente afgano, Hamid Karzai, calificó de "vergonzoso" y "contra-islámico", el secuestro de los surcoreanos durante su esperada reunión con el secretario presidencial para Seguridad y Relaciones Exteriores surcoreano, Baek Jong-chun, en la cual hizo sus primeras declaraciones sobre el caso.

Baek, enviado especial desde Corea del Sur, se reunió con Karzai a puerta cerrada, con el propósito obvio de discutir la liberación de los rehenes y pedirle, según la agencia coreana de noticias Yonhap, "flexibilidad". "El Gobierno afgano hará todos los esfuerzos posibles para una liberación segura de todos los rehenes, y espera encontrar una solución conveniente para la crisis", dijo Karzai, según un comunicado publicado al término de la reunión.

Está por ver ahora si Karzai opta por el canje de presos para liberar a los 21 rehenes que quedan con vida, o bien cumple la palabra dada el pasado 6 de abril, cuando aseguró que el Gobierno no volvería a acceder nunca a canjear prisioneros por secuestrados. Karzai hizo esas declaraciones en medio de duras críticas por la excarcelación, unos días antes, de cinco prisioneros talibanes a cambio de la liberación del periodista italiano Daniele Mastrogiacomo.

Diez trabajadores muertos en el sur del país en un ataque a un convoy

Al menos diez trabajadores de una compañía privada de seguridad han muerto y otros tres han resultado heridos cuando su convoy fue atacado por un grupo de insurgentes en el este de Afganistán, según ha informado el Ministerio del Interior en Kabul.

El suceso se ha producido la pasada madrugada en la provincia de Zabul cuando un convoy de 16 vehículos fue atacado. Los rebeldes lograron huir de la zona, donde la Policía ha lanzado una operación de búsqueda y captura.

El Ministerio ha condenado duramente el ataque y lo ha calificado de "antihumanitario" y "antislámico", además de expresar sus condolencias a los familiares de las víctimas.

La violencia se ha recrudecido en los últimos meses en el sur y el este de Afganistán, con numerosos ataques y enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas afganas e internacionales.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50