Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mueren seis soldados españoles en Líbano en "un ataque premeditado"

José Antonio Alonso ha precisado que ha explotado un coche bomba u otro artefacto accionado a distancia

El ministerio de Defensa ha informado esta noche de que el soldado Manuel David Portas Ruiz, de 19 años de edad y natural de Sevilla, ha fallecido en el hospital como consecuencia de las heridas sufridas en el ataque contra el blindado militar español en el Sur de Líbano. Con la muerte de este soldado se elevan a seis las víctimas mortales del ataque perpetrado contra tropas españolas, otros dos militares permanecen heridos.

El militar sevillano, al igual que los otros dos soldados que permanecen heridos, fue evacuado minutos después de la deflagración a un hospital de la zona por personal civil que se encontraba en el lugar de los hechos.

Las seis víctimas son tres militares de origen colombiano: Jefferson Vargas Moya, de 21 años de edad; Jeyson Alejandro Castaño Abadía, de 20 años; y Yhon Edisson Posada, de 20 años; y tres militares españoles: Jonatthan Galea García, natural de Madrid y de 18 años de edad, Juan Carlos Villora Díaz, de 20 años y nacido en Ávila y Manuel David Portas Ruiz, natural de Sevilla y de 20 años, que ha fallecido esta noche a causa de la graves heridas que sufrió en el ataque. En lo que respecta a los dos heridos, son Enrique Vázquez Matei (de 21 años y nacido en Madrid) y Juan Paz Soler (de 19 años y natural de Mallorca).

Comparecencia de Alonso

Antes de confirmase el fallecimiento del sexto soldado, el ministro de Defensa, José Antonio Alonso, anunció en una comparecencia pública que una explosión contra un vehículo blindado BMR del Ejército español en Líbano había acabado con la vida de cinco militares, tres de ellos de origen colombiano, y había dejado heridos a los otros tres ocupantes, al tiempo que aseguró que los primeros datos apuntan como "causa más probable" a "un ataque premeditado" contra las tropas de la ONU. El atentado, según Alonso, fue perpetrado con un artefacto activado a distancia, probablemente un coche bomba, aunque ha subrayado que habrá que esperar a todos los datos que desvele la investigación de lo sucedido. Con estas víctimas, las Fuerzas Armadas españolas han sufrido 134 bajas desde que comenzaron a participar en misiones internacionales en 1989.

El atentado, según Alonso, ocurrió a las 17.10 horas (18.10 hora libanesa), cuando los cascos azules realizaban una misión rutinaria en la aldea de Sahel al Derdara, en las cercanías de Jiam. Las fuentes libanesas han precisado que se encontraron trozos del vehículo bomba entre los cadáveres y los heridos afectados por la explosión.

Según la Agencia Nacional de Noticias (ANN), la fuerza del estallido expulsó dos de los cuerpos por las ventanillas del vehículo e, inmediatamente, miembros españoles de la FINUL, ayudados por militares libaneses, acordonaron el lugar y no permitieron el acceso de periodistas ni fotógrafos.

La ANN ha asegurado que la carga explosiva era de gran tamaño. Por su parte, Fuentes militares y policiales libanesas consultadas por Efe, han precisado que el atentado fue cometido mediante una bomba oculta en un coche Renault Rapid de color blanco, con matrícula falsa, que fue accionada por control remoto. Un habitante de Jiam que no quiso identificarse ha declarado a Efe que ayer observó el Renault utilizado por los terroristas dentro de la localidad circulando junto a un Mercedes, pero al poco tiempo desaparecieron.

La autoría del ataque

Alonso ha subrayado que los servicios de inteligencia de las Fuerzas Armadas y los expertos en explosivos investigarán los hechos y establecerán la "causa exacta" de la explosión, para poder así averiguar la autoría del ataque.

Esta medianoche, un Boeing 707 de la Fuerza Aérea española trasladará al ministro Alonso, a una delegación ministerial y a un equipo de la Guardia Civil hasta Beirut para dirigir el proceso de identificación y repatriación de los cuerpos de los seis fallecidos de la Segunda Bandera de la Brigada Paracaidista.

Por último, el ministro ha explicado que la Brigada Paracaidista ya ha comunicado lo sucedido a los familiares de los fallecidos y heridos y ha trasladado a las familias "las más dolorosas condolencias" del Gobierno por la pérdida de cinco miembros de las Fuerzas Armadas españolas en un atentado que ha dejado "el dolor más profundo.

La condena de Hezbolá

Por su parte, Hezbolá ha condenado el ataque perpetrado esta tarde. En declaraciones recogidas por la cadena de televisión propiedad de la milicia, Al Manar, Hezbolá ha calificado el incidente de "una acción sospechosa" que "perjudica a los habitantes del sur del Líbano y aumenta la inseguridad" en la región.

El suceso de esta tarde es el primer atentado contra tropas de FINUL desde que el contingente de Naciones Unidas fue reforzado tras el fin de la guerra librada el pasado verano en el sur del país entre Hezbolá e Israel.

En la actualidad, hay desplegados en la región 12.000 efectivos de FINUL de 28 países, así como otras 15.000 tropas libanesas que patrullan la frontera libaneso-israelí. España mantiene en el sur de ese país un contingente integrado por unos 1.100 militares, la mayoría pertenecientes a la Brigada Paracaidista (BRIPAC) y a la Fuerza Logística Terrestre. Todos ellos se encuentran asentados en la base española 'Cervantes', sede de la Brigada Multinacional del Sector Este de FINUL, que lidera España.

Varias informaciones apuntan a la posibilidad de un incremento de ataques contra las tropas de FINUL en misión de paz, especialmente por parte de Al Qaeda y grupos vinculados a ella, después de que a principios de mes las autoridades libanesas interrogaran a varios milicianos capturados que confesaron la existencia de planes terroristas contra FINUL.

Dichas advertencias se han hecho más serias después de que milicianos de Al Fatá al Islam, presuntamente vinculada con Al Qaeda, se enfrentaran desde hace cinco semanas en el campo de refugiados palestinos de Nahr el Bared, en las afueras de la ciudad portuaria de Trípoli, y de donde habrían escapado un número indeterminado de milicianos.