Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas respaldan a Chávez tras una semana de críticas por el cierre de RCTV

El presidente venezolano manda "al carajo" a los representantes de la "derecha internacional" que critican su decisión

Miles de simpatizantes del presidente venezolano Hugo Chávez han inundado este sábado las calles de Caracas, la capital, para expresar su apoyo a la decisión del Gobierno de no renovar la concesión a la cadena de televisión privada Radio Caracas Televisión (RCTV), y para contrarrestar parte de la opinión negativa generada por la medida.

La manifestación, que partió desde varios puntos antes de confluir en la Avenida Bolívar -una ancha vía en el centro de la ciudad- se ha producido tras una semana de manifestaciones y protestas, en ocasiones violentas, protagonizadas por estudiantes en varias ciudades del país.

El ritmo del reggaeton a todo volumen proveniente de los camiones se mezclaba con el sonido de los cohetes al tiempo que miles de manifestantes, provenientes de todas partes del país, se congregaban en el este de Caracas.

"Que se vayan al carajo"

El presidente venezolano, Hugo Chávez, defendió la decisión de no renovar la concesión a RCTV y reiteró que su gobierno no acepta la intromisión "a nadie" en asuntos internos del país. "¡No le aceptamos a nadie injerencia en los asuntos internos de Venezuela!", sentenció Chávez, al hacer referencia a las críticas de la "derecha internacional" a la medida contra RCTV.

"¡Que se vayan largo al carajo los representantes de la burguesía internacional (...) bien largo al carajo los mandamos desde las calles de Venezuela, este es un pueblo libre!", expresó a viva voz Chávez, mientras sus seguidores repetían a gritos "¡así, así es que se gobierna!". "¡No le aceptamos a nadie injerencia en los asuntos internos de Venezuela!", gritó Chávez en referencia a las críticas de lo que llamó la "derecha internacional" a la medida contra RCTV.

El vicepresidente venezolano, Jorge Rodríguez, reiteró el carácter "soberano" y "constitucional" de la medida. Rodríguez se preguntó cuántos "líderes del mundo tolerarían [...] que un canal de televisión convocara al magnicidio, a un golpe de Estado" y "si tendrían toda la paciencia que ha tenido el jefe del Estado" frente a esa situación.

"Conquista democrática"

Asimismo, el ministro de Información, Willian Lara, aseguró que la marcha servirá para "demostrar ante el mundo que la no renovación de la concesión [de RCTV] es una conquista democrática de la sociedad venezolana". "Ahora podemos decir con hechos que la libertad de expresión es un derecho de todos [...] que ya no está secuestrado por un pequeño grupo económico", añadió Lara.

La decisión de Hugo Chávez de no renovar la licencia de transmisión a RCTV -canal privado al que acusa de apoyar el golpe de Estado de abril de 2002 y de violar las leyes- ha sido condenada por varios gobiernos, grupos que defienden la libertad de expresión y otras organizaciones internacionales.

"El imperio no debe meter sus manos en otros países. Somos soberanos", aseguró Violeta Zavala, ama de casa de 59 años, al acusar al Gobierno estadounidense de fomentar las protestas estudiantiles para desestabilizar al país y al Gobierno de Chávez. Muchos de los manifestantes se declararon opuestos al contenido sexual y violento en algunos programas de RCTV, así como a la "parcialización" de sus programas informativos.

Chávez ha amenazado con tomar medidas similares en contra de Globovisión, un canal sólo de noticias también crítico con el Gobierno, pero de cobertura limitada.