Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Frágil tregua en Líbano para permitir la ayuda humanitaria

Continúa la violencia pese al alto el fuego mientras los convoyes de la ONU entran en el campamento de Naher el Bared

Un intercambio de disparos se ha registrado en el campamento de Naher el Bared pese al alto el fuego declarado este mediodía por el grupo integrista Fatah al Islam, mientras entraban en el campamento los primeros convoyes de ayuda humanitaria. Según la cadena de televisión libanesa LBC, los tiroteos han ocurrido en la entrada norte del campamento de refugiados palestinos y se han producido después de que un francotirador disparara contra el ejército. Además, proyectiles de mortero han impactado contra el campo sin especificar su origen.

Otro suceso confuso se ha registrado en el centro de Trípoli, en el llamado edificio Abdu. Un supuesto militante de Fatah al Islam se ha suicidado, al parecer con un cinturón explosivo cuando se encontraba perseguido por la policía. Ese mismo edificio fue escenario el pasado domingo de un violento bombardeo en el que el ejército acabó con una célula de este mismo grupo extremista suní, y que en teoría había sido totalmente eliminada.

Por otra parte, la televisión del grupo chií libanés Hezbolá, Al Manar, ha asegurado que cuatro personas han muerto y seis han resultado heridas en un ataque contra un convoy humanitario de la ONU que se había introducido en el campamento palestino de Naher el Bared. La delegación de la agencia de la ONU para los palestinos (UNRWA) en Beirut, responsable del convoy supuestamente atacado, se ha limitado a decir que está "tratando de confirmar la noticia" mediante su personal en el campamento, y ha remitido a una posterior rueda de prensa.

Incursión del ejército libanés

El ejército libanés ha penetrado en el campamento de refugiados palestino de Naher el Bared, en Trípoli, donde el grupo radical Fatah al Islam se enfrenta a las fuerzas armadas libanesas, según la agencia libanesa NNA. Tropas del ejército habían irrumpido en el edifico Abdu, en el centro de la ciudad de Trípoli. Según la agencia, el ejército ha logrado avances considerables en la entrada norte de la población de Naher al Bader.

Un acuerdo alcanzado en 1969 por el gobierno y las facciones palestinas en Líbano, prohíbe la entrada del ejército libanés a los campos de refugiados palestinos y limita su actuación a la entrada y perímetros de estas poblaciones.

Por otra parte, numerosos palestinos de los campamentos de refugiados de Burch al Barachne, al Rashidiya, al Badawi y Ain Halwa, en el Líbano se han manifestado en protesta por lo que está ocurriendo en Naher al Bared. La televisión qatarí al Yazira ha mostrado las primeras imágenes del campamento en las que se percibe la desesperación y sufrimiento de sus habitantes, cuyo número alcanza los 40.000. La cadena ha mostrado, asimismo, varias imágenes de cadáveres y gente herida en las calles de Naher el Bared. "No tenemos agua, comida o electricidad", ha asegurado un civil a la cadena, antes de agregar que "la ONU logró traernos un poco de comida pero mientras nos proveían con la ayuda fueron atacados".

Fatah al Islam reivindica dos atentados

El grupo islamista Fatah al Islam, que se está enfrentando con el Ejército libanés cerca de Trípoli, ha reivindicado hoy los dos atentados que sacudieron Beirut ayer y el pasado domingo. En el campo de refugiados de Naher el Bared, la artillería libanesa ha vuelto a bombardear por tercer día consecutivo para acabar con el grupo radical suní, que ha anunciado que "luchará hasta la última bala".

Tras unas horas de tensa calma durante la noche, los disparos de tanques y morteros libaneses han despertado a la población de la vecina ciudad de Trípoli, la más grande del norte del país, con las primeras luces del día.

Más de 100 muertos

Más de 100 personas han muerto ya en el campo de refugiados de Naher el Bared en el tercer día de enfrentamientos, según el muftí de la comunidad palestina en el Líbano, Salim al Lababidi.

En una entrevista con el canal de televisión qatarí Al Yazira, el muftí (líder religioso que decreta las fatuas o edictos islámicos) apeló a los dirigentes libaneses, en especial a las Fuerzas Armadas, para que cesen el bombardeo sobre el campo, situado junto a la ciudad de Trípoli, en el norte del país. "La población del campo no tiene nada que ver con Fatah al Islam. Este bombardeo debería terminar, porque la mayoría de las víctimas son civiles", aseguró Lababidi.

Reacciones de condena

El movimiento Al Fatah del presidente palestino, Mahmud Abbas, ha condenado a los milicianos palestinos que se están enfrentando a las fuerzas de seguridad libanesas, ha subrayado que no tiene nada que ver con ellos ni con la OLP y ha pedido que sean aislados. El partido Hezbolá también ha condenado los ataques de la milicia islamista en un comunicado en el que rechaza "cualquier ataque de cualquier facción contra el Ejército libanés y las fuerzas de seguridad que pretenda minar la seguridad, la estabilidad y la paz civil de Líbano".

Más información