Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Venezuela acusa a Bush de intentar dividir a América Latina con su gira

El presidente de EE UU viajará a cinco países de la zona en marzo

La visita del presidente de EE UU, George W. Bush, por cinco países de Latinoamérica en marzo pretende dividir a sus gobernantes, según denunció ayer el ministro de Exteriores de Venezuela, Nicolás Maduro, aunque auguró que “no lo va a lograr”. Bush viajará a Brasil, Uruguay, Colombia, Guatemala y México del 8 al 14 de marzo para subrayar “el compromiso” de EE UU con el continente y la “agenda común para hacer avanzar la libertad, la prosperidad y la justicia social, así como presentar los beneficios de la democracia en las áreas de la salud, la educación y la oportunidad económica”, según un comunicado de la Casa Blanca.

El ministro venezolano declaró ayer que Bush “viene a perder su tiempo”, y agregó que, “en todo caso, los pueblos de América responderán masivamente y le dirán lo que le tienen que decir a este señor que tanto daño le ha hecho a la humanidad, a la paz y a la vida”. El jefe de la diplomacia del Gobierno de Hugo Chávez añadió que, “mientras tanto, nosotros nos mantenemos trabajando con nuestros pueblos hermanos de Colombia, Ecuador, Bolivia, Argentina, Brasil y [otros] de América Latina y el Caribe hacia la unión verdadera por la felicidad y el progreso”.

Maduro hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa conjunta con la ministra de Asuntos Exteriores de Colombia, María Consuelo Araujo, que visita Caracas.

Maduro confirmó, por otra parte, que el Gobierno de Chávez ha otorgado ya el beneplácito a un nuevo embajador de EE UU en Venezuela, Patrick Dutty, en sustitución de William Brownfield, quien recientemente fue amenazado con ser declarado persona non grata por algunos comentarios que el gobernante venezolano interpretó lesivos para la soberanía de su país.

“Bienvenido el nuevo embajador, y ojalá venga en son de diálogo y de respeto de la soberanía. Nosotros lo recibiremos también con (...) respeto, con diálogo permanente y que venga a hacer su trabajo, que nosotros haremos el nuestro”, dijo Maduro.

En la comparecencia ante la prensa, retó a EE UU a suspender sus compras de petróleo a Venezuela, en contestación a recientes declaraciones del subsecretario estadounidense de Asuntos Políticos, Nicholas Burns, en el sentido de que su país desea dejar de depender del crudo venezolano.

Estados Unidos compra cerca de la mitad de la producción diaria de petróleo de Venezuela, de 3,4 millones de barriles.

“Si Nicholas Burns dice que no le hace falta el petróleo venezolano, ¡que no lo compre, pues! Nosotros vamos a seguir vendiendo petróleo a EE UU porque somos un país serio y se lo vendemos a la sociedad norteamericana; pero si ellos dicen que no les hace falta, bueno, entonces que no lo compre más”, reiteró.

A juicio de Maduro, las declaraciones de Burns son “desesperadas”, al considerar que el Gobierno de Bush está en “proceso de declive, de partida, se ha vuelto una Administración más peligrosa”. Pese a todo, el Gobierno venezolano, según su canciller, seguirá manteniendo “paciencia” frente a la “agresión permanente” de Estados Unidos.