Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sadam: "Voy a la muerte como un mártir"

La Presidencia iraquí asegura que la sentencia contra el ex mandatario iraquí, ratificada ayer por el Tribunal de Apelación, es definitiva

Un día después de que el Tribunal de Apelaciones de Irak confirmara la pena de muerte contra Sadam Husein y dijera que puede ser ahorcado en los próximos 30 días, los abogados del dictador iraquí han difundido una carta suya "al pueblo iraquí" en la que el ex mandatario declara que va "a la muerte como un mártir" y llama a Irak a permanecer unido "frente a sus enemigos". La misiva está fechada en noviembre, tras ser condenado a la pena capital. "Me sacrifico. Si Dios lo quiere, me colocará cerca de los mártires y los hombres verdaderos", añade.

Sadam escribe que si finalmente es ejecutado "me ofreceré a mí mismo como sacrificio". "Si el Clemente (Dios) quiere llevarse mi espíritu, éste ascenderá para vivir con los mártires". "A pesar de las dificultades a las que hemos hecho frente antes de la revolución y después", prosigue la misiva, "Dios el Todopoderoso no quiso (entonces) tomar la vida de Sadam Husein, si quiere tomar mi vida ahora, depende de Él, porque Él ha sido quien me ha traído a la vida y me ha protegido hasta ahora", proclama. El partido Baaz, que lideraba Sadam, llegó al poder en 1968 tras una sangrienta revolución, y se mantuvo al frente del país hasta la invasión estadounidense de Irak en marzo de 2003.

Al igual que en anteriores ocasiones, el dictador también hace una llamada a la reconciliación y unidad del pueblo iraquí para que sea "tolerante" y evite "el odio hacia los demás". "¡Oh pueblo iraquí!, tienes que recordar que Dios el Altísimo te ha elegido para ser un símbolo de tolerancia, coexistencia fraternal y amnistía, por lo tanto me dirijo a tí para que evites el odio y la malevolencia", dice la nota. Al final del mensaje, de tres páginas, Sadam añade un poema que rubrica con su lema habitual: "¡Dios es grande, larga vida a nuestro pueblo, larga vida a Irak, y larga vida a Palestina!".

Sin necesidad de ratificación

La Presidencia iraquí ha anunciado esta mañana que la sentencia, confirmada ayer por el Tribunal de Casación de lo Penal de Irak, es definitiva y no requiere la aprobación del presidente, Jalal Talabani, abiertamente contrario a la pena capital. Las autoridades iraquíes habían asegurado antes de la decisión del tribunal de apelaciones que la posible condena a muerte debía ser ratificada por el presidente Talabani y por sus dos vicepresidentes. El pasado 5 de noviembre, el tribunal especial de Bagdad condenó a muerte al ex mandatario iraquí por la muerte, en 1982, de 148 chiíes en la localidad de Dujail en respuesta a un presunto intento de asesinato contra el entonces presidente.

El presidente del Tribunal Supremo iraquí, Aref Shahin, aseguró ayer que la sentencia de muerte debe ser ejecutada en los próximos 30 días, por lo que el ahorcamiento podría efectuarse "cualquier día" a partir de hoy. Con Sadam, fueron condeandos también a muerte dos de sus antiguos colaboradores, su hermanastro, Barzan al Tikriti, y el ex juez Awad al Bandar. Otros cuatro de sus ex asesores recibieron penas de cárcel de entre 15 años y cadena perpetua en relación con la matanza de Al Duyail.

Un "nuevo elemento de antagonismo"

Mientras tanto, los países contrarios a la pena máxima mueven sus fichas para intentar evitar su ejecución. Así, el embajador de España en Irak, Ignacio Rupérez, ha advertido hoy de que la posible ejecución de Sadam es un "nuevo elemento de crispación y antagonismo" que "no beneficia en absoluto" al país árabe, ya que "no conviene crear héroes o mártires" para los elementos partidarios del ex presidente iraquí.

Por su parte, el Ministerio francés de Asuntos Exteriores ha confirmado que hay contactos entre los países comunitarios en este sentido. El portavoz adjunto del Ministerio, Denis Simonneau, afirma en una declaración a la prensa que "nos mantenemos en contacto con nuestros socios". También recuerda que Francia y la UE en general se han expresado en favor de la abolición universal de la pena de muerte, como ya hicieron en noviembre tras conocer la condena al ex presidente iraquí.

Otros mucho critican, entre ellos los abogados del ex presidente, el proceso en sí. Un grupo de abogados españoles integrados en el Comité de Defensa de Sadam ha expresado su "más enérgica repulsa" por las circunstancias en que se efectuó el juicio, en el que, aseguran, no se respetó "en ningún momento las garantías y normas del Derecho Internacional referentes a los Derechos Humanos".