La policía de Nueva York mata a un hombre negro durante su despedida de soltero

Los agentes, que dispararon más de 50 veces sobre el coche del fallecido, alegan que fue un error

Sean Bell, un joven negro de 23 años que hoy iba a contraer matrimonio, falleció la pasada madrugada acribillado por agentes de la Policía a la salida de un club nocturno en Nueva York, donde celebraba su despedida de soltero. Dos de sus amigos resultaron heridos, uno de ellos de gravedad. Los jóvenes, que iban desarmados, recibieron una descarga de 50 tiros. De momento, la Policía no ha podido explicar lo sucedido, mientras crece la indignación entre familiares y líderes de la comunidad negra, entre ellos el reverendo y activista Al Sharpton.

Más información
Un tiroteo contagioso

Sean Bell deja a su novia, Nicole Paultre, de 22, y a las dos hijas de la pareja, de tres años y cinco meses. Kathleen Price, una de las portavoces de la policía de la ciudad, ha informado de que los hechos ocurrieron en torno a las 4.00 hora local (las diez en España) en las cercanías del Club Kalua, un local de striptease situado en el barrio de Queens. Price ha agregado que no se registraron heridos entre los policías.

"Una investigación a fondo"

El sargento Mike Wysokowski, otro portavoz, ha reconocido que, por el momento, se desconocen las causas del tiroteo y que al menos ochos oficiales estuvieron implicados en la refriega. El comisionado de Policía de Nueva York Ray Kelly, preguntado en rueda de prensa si el tiroteo estaba justificado, ha confesado: "No estamos en condiciones de responder a esa cuestión". Por su parte, el fiscal de Queens, Richard Brown, ha prometido que se llevará a cabo una "investigación a fondo, justa y completa de este incidente". "Yo pediría a todo el mundo que no emita un juicio hasta que no se conozcan todos los hechos", ha añadido Brown.

El club estaba siendo investigado desde hacía semanas, según han informado las autoridades, por prostitución, tráfico de armas y de drogas. Los agentes, que iban de paisano, reconocen haber cometido un error y alegan que uno de ellos escuchó a los jóvenes decir "saca la pistola". Dispararon hasta 50 tiros contra el coche en el que se había subido el grupo de amigos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El reverendo Al Sharpton, amigo de la familia de Bell y de su novia, ha explicado a los periodistas que no se han encontrado armas en el automóvil del joven fallecido y que "no había razones para que la policía disparara". Sean, que recibió un tiro en el cuello y otro en el brazo, ingresó en el Hospital Jamaica de Nueva York, donde murió, mientras que los otros dos jóvenes se encuentran en la Clínica María Inmaculada.

"Los jóvenes estaban celebrando"

Los dos jóvenes heridos han sido identificados como Trent Benefeld, de 23 años, y Joseph Guzmán, de 31. Guzmán, que presenta 11 heridas de bala, se encuentra en estado crítico, mientras que Benfield, que recibió tres disparos, se encuentra en situación estable. Sharpton ha declarado que "la novia, en lugar de organizar su boda, está organizando su entierro". El sacerdote ha añadido que esta familia merece respuestas y justicia" y que estará "con ellos hasta lograrlas". Vamos a investigar los hechos", ha subrayado el activista político.

Además ha mostrado su indignación tras comprobar que los heridos estaban esposados a sus camas. "No somos antipolicía, somos antiviolencia", ha concluido el reverendo. "Todo lo que sé es que de los jóvenes es que estaban celebrando", ha señalado Denise Ford, madre de uno de los amigos del grupo.

El reverendo Al Sharpton, durante una rueda de prensa a las puertas del hospital rodeado por los familiares de las víctimas.
El reverendo Al Sharpton, durante una rueda de prensa a las puertas del hospital rodeado por los familiares de las víctimas.AP
Detectives de la policía investigan en el lugar de los hechos, el <i>Club Kalua</i>, en el barrio de Queens.
Detectives de la policía investigan en el lugar de los hechos, el <i>Club Kalua</i>, en el barrio de Queens.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS