Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un líder cristiano evangélico de EE UU admite que es culpable de "inmoralidad sexual"

Ted Haggard fue acusado de haber pagado a otro hombre para mantener relaciones sexuales

El reverendo Larry Stockstill, durante el servicio en el que leyó la carta de Haggard a su congregación.
El reverendo Larry Stockstill, durante el servicio en el que leyó la carta de Haggard a su congregación. AP

El líder cristiano evangélico estadounidense Ted Haggard, destacado oponente de los matrimonios homosexuales, se ha declarado hoy culpable de "inmoralidad sexual", tras haber sido acusado de mantener relaciones con un prostituto. En una carta a su congregación de la Iglesia de la Nueva Vida en Colorado Springs (Colorado), leída por un clérigo durante un servicio religioso, Haggard asegura que lleva mucho tiempo en la lucha contra esa "parte repulsiva" de su vida.

"Soy culpable de inmoralidad sexual. Soy un mentiroso y un embustero. Hay una parte de mi vida que es muy oscura y repulsiva, y llevo combatiendo contra ella toda mi vida adulta", ha revelado el reverendo.

Dimisión

Haggard había presentado su dimisión el sábado como líder de su iglesia y de la Asociación Nacional de Evangélicos -que agrupa a unos 30 millones de fieles- después que una investigación interna le encontrara culpable de "conducta sexual inmoral". El prostituto masculino Mike Jones acusó esta semana a Haggard de haberle pagado durante tres años para mantener relaciones sexuales.

El reverendo negó las acusaciones en un primer momento, aunque después admitió que había pagado a Jones para que le proporcionara metanfetaminas -que aseguró que después había tirado sin usar- y un masaje en un hotel de Denver (Colorado).

Avergonzado

En la carta a su congregación, Haggard se declara avergonzado de su conducta y se disculpa con los fieles, a los que insta también a perdonar a quien le ha acusado.

Haggard, de 50 años, casado y con cinco hijos, y una de las figuras más reconocibles del movimiento evangelista en EE UU, fue incluido por la revista Time en su lista de 25 líderes evangélicos más influyentes y asesoró a la Casa Blanca.