Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Escalada militar en Oriente Próximo

Abbas pide un alto el fuego pero Condoleeza Rice lo condiciona "a una paz duradera"

El primer ministro israelí dice que seguirá con la ofensiva-. Roma acoge el miércoles una conferencia internacional

Beirut / Jerusalén / Shannon (Irlanda) / Washington

La secretaria de Estado de Estados Unidos ha llegado a Oriente Próximo con una idea fija: alto el fuego sí, pero no sin antes asegurarse de que Hezbolá se queda sin capacidad para atacar a Israel. Así se lo ha repetido Condoleezza Rice al primer ministro libanés, con quien se reunió ayer; al primer ministro israelí, Ehud Olmert, a quien a visto hoy; y a Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Nacional Palestina, con quien ha discutido a última hora de la mañana. Abbas, sin embargo, ha reclamado "un alto el fuego inmediato".

Rice expresó ante Abbas su preocupación por el sufrimiento de "personas inocentes en la región" pero reiteró su llamamiento para que se llegue a una tregua duradera, dando a entender que apoya a Israel en su reclamación de que se neutralice a las milicias chiíes de Hezbolá antes de hablar de un alto el fuego.

De hecho, las palabras de Rice se parecen mucho a las del Gobierno israelí. El primer ministro, Ehud Olmert, ha asegurado hoy, antes de reunirse con la jefa de la diplomacia estadounidense, que su país está dispuesto a continuar su lucha contra la milicia chií libanesa y adoptará las "medidas más duras" contra los que lanzan cohetes contra Israel.

A pesar de sus coincidencias con el Gobierno de Israel, la visita efectuada ayer por Rice a Líbano ha sido considerada por algunos especialistas como un gesto de apoyo al Gobierno de Fuad Disiora, el primero que no está apadrinado por Siria desde el final de la guerra de 1990. No obstante, su insistencia en que se cumplan ciertas condiciones antes del alto el fuego sólo puede exasperar más a los libaneses, después de 13 días de bombardeos que han desplazado a miles de personas de sus casas y destruido infraestructuras.

De hecho, Hezbolá ha rechazado las medidas presentadas por Rice para lograr el alto el fuego en Líbano, según fuentes cercanas al portavoz del parlamento libanés y negociador de facto de la guerrilla. Hezbolá insiste en que debe declararse en primer lugar un alto el fuego antes de tratar cualquier tipo de cuestión en el sur de Líbano.

Israel rodea el principal bastión de Hezbolá

Mientras la diplomacia actúa por sus vías, el Ejército israelí ha rodeado el principal bastión de Hezbolá, Bint Jebel. Allí permanecen atrincherados 150 milicianos de la guerrilla. Además, decenas de milicianos y dos soldados israelíes han muerto en la toma de control de la que se considera la "capital de los chiíes" en el Líbano meridional.

Por otro lado, Israel continúa bombardeando el sur de Líbano, donde esta madrugada un misil ha acabado con la vida de un matrimonio de libaneses y sus cinco hijos, según fuentes médicas y de seguridad.

La visita de Rice a Beirut

Rice llegó ayer a Israel, tras haber realizado una visita sorpresa a Líbano con el fin de encontrar una solución a la escalada de violencia entre Israel y la milicia libanesa chií de Hezbolá. En Líbano, repitió su mensaje ante el primer ministro, Fuad Siniora: Hay que buscar una paz sostenible y con "principios duraderos".

Según la cadena de noticias árabe Al Yazira, las conversaciones entre ambos fueron aparentemente tensas. Siniora contó a la secretaria de Estado que los bombardeos de Israel están llevando a su país "atrás 50 años" y pidió "un rápido alto el fuego", según indicó la oficina del primer ministro.

Otra televisión, la libanesa LBC, opina que la visita de Rice no ha logrado ningún resultado porque ha exigido a las autoridades libanesas dos condiciones para un alto el fuego "viable": que Hezbolá entregue a los dos soldados israelíes secuestrados desde el 12 de julio y que repliegue a sus milicianos hasta una distancia desde la que no supongan peligro para Israel. Las autoridades libanesas han dicho no poder cumplir estas condiciones, sea por falta de voluntad o por capacidad de doblegar a Hezbolá, una organización que según afirmó recientemente el propio Siniora es "un Estado dentro del Estado". El presidente Lahud ha declarado a la cadena de radio francesa RFI que un eventual desarme "nunca podrá hacerse por la fuerza, sino que tendrá que ser fruto del diálogo entre los libaneses".

La ONU pide ayuda humanitaria urgente

En el plano humanitario, la ONU hizo ayer un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que done 150 millones de dólares (118 millones de euros) con el objetivo de asegurar la supervivencia de los desplazados durante los próximos tres meses. La Casa Blanca ha anunciado el envío de un "importante contingente" de ayuda humanitaria: 30 millones de dólares (unos 24 millones de euros).

Por su parte, la Unión Europea (UE) aportará diez millones de euros (12,6 millones de dólares). El país necesita 150 millones de dólares (118 millones de euros) según la ONU, que ha hecho una petición urgente de fondos.

Roma ultima los preparativos para la conferencia internacional

Las autoridades italianas ultiman los preparativos de la conferencia internacional que este miércoles abordará el conflicto entre Israel y Líbano con el objetivo prioritario de buscar un alto el fuego y concretar la asistencia humanitaria.

El encuentro reunirá a una veintena de países e instituciones, que intentarán buscar una salida a la crisis con la participación de una delegación libanesa de máximo nivel y la ausencia de representación israelí. Según medios italianos, que citan a la televisión libanesa Lbc, en las próximas horas el primer ministro libanés, Fuad Siniora, y cuatro ministros de su Gobierno (Defensa, Exteriores, Telecomunicaciones y Finanzas) partirán hacia la capital italiana para asistir al encuentro.

Uno de los primeros en llegar a Roma ha sido el secretario general de la ONU, Kofi Annan, que ha aterrizado a primera hora de hoy en el aeropuerto militar de Ciampino, donde en las próximas horas se espera la llegada de buena parte de los representantes internacionales que asisten al encuentro.

En la reunión, a nivel de ministros de Asuntos Exteriores, participarán la Unión Europea, Estados Unidos, España, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Rusia, Arabia Saudí, Egipto, Canadá y Finlandia (presidente de turno de la UE), las Naciones Unidas y el Banco Mundial. Por parte española, acudirá a la conferencia el titular de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos.

Más información