Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer veto de Bush en el Senado será para la ley sobre investigación con células madre

El proyecto ha sido aprobado este martes con 63 votos a favor y 37 en contra. - La legislación prevé el aumento del número de células elegibles para investigaciones biomédicas

El primer veto de Bush en el Senado será para la ley sobre investigación con células madre
Cristián Werb / Rafa Höhr

El Senado de EE UU ha aprobado este martes un proyecto de ley que amplía el uso de fondos federales para las investigaciones con células madre embrionarias que, sin embargo, afronta el primer veto del presidente del país, George W. Bush. Con 63 a favor y 37 en contra, los senadores han aprobado la medida, una de las tres propuestas llevadas ante el pleno del Senado sobre las investigaciones con células madre. El proyecto, que ha desatado un debate en el Congreso sobre la protección de los nonatos, amplía la financiación federal de investigaciones con células madre derivadas del excedente de embriones utilizados en clínicas de fertilidad.

La medida, patrocinada por el republicano Arlen Specter y el demócrata Tom Harkin, cuenta con el apoyo de 591 organizaciones científicas, universitarias y grupos que defienden los derechos de los pacientes, pero Bush ha prometido vetarla en cuanto llegue a su despacho, posiblemente hoy, porque los embriones son destruidos cuando las células madre son extraídas. Se trataría del primer veto de Bush en sus dos mandatos.

Antes de la votación, el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, dijo que Bush vetará el proyecto porque "no quiere la destrucción de vida humana" y considera "inadecuado que el Gobierno federal financie algo que muchos consideran como un homicidio".

Mayoría de dos tercios

Para anular el veto presidencial, el Congreso, es decir el Senado y la Camara de Representantes, necesitaría del apoyo de dos terceras partes de todos los legisladores. Pero incluso los partidarios de la medida creen que no podrán alcanzar esa mayoría de dos tercios que necesitan para superar el veto de Bush.

"Este es el proyecto de ley que ayudará a proveer la expansión del número de células madre elegibles para investigaciones biomédicas federales", explicó ayer el senador republicano y antiabortista Orrin Hatch. "Esto es lo que nuestros mejores científicos nos han dicho que quieren y necesitan para avanzar en el campo de la investigación con células madre", añadió Hatch.

Sin embargo, algunos conservadores que están de acuerdo con Bush quieren una legislación que busque otras formas de investigación con células madre que no dañen el embrión. El republicano Sam Brownback, entre otros, quiere que embriones sobrantes sean adoptados por parejas estériles.

El senador Hatch y otros partidarios de la investigación han apuntado que la legislación solo permite a los científicos usar los embriones que sobran en las clínicas de fertilidad, que de otra manera serían destruidos.