Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Escalada militar en Oriente Próximo

Hezbolá y el Ejército israelí intensifican sus bombardeos

Israel ofrece un alto el fuego a Líbano si la guerrilla se repliega y libera a sus soldados.- Hezbolá amenaza con una "guerra directa" a Israel si invade Líbano

Hezbolá y el Ejército israelí intensifican sus bombardeos

La milicia chií libanesa Hezbulá, ha lanzado esta noche varios cohetes contra ciudades israelíes de la baja Galilea, alcanzando blancos a una distancia de 45 kilómetros de la frontera entre Israel y Líbano. Las ciudades atacadas son las de Afula, Nazaret Ilit y Guivat Elá, situadas entre 45 y 50 kilómetros al sur de la zona fronteriza, hasta la fecha los puntos más distantes desde que se inició la crisis hace cinco días. Además han sido alcanzadas por los últimos cohetes de Hizbulá las localidades de Shlomi, el kibutz de Margaliot y la población de Shomrá, en la Galilea.

Por su parte, el ministro israelí de Defensa, Amir Peretz, ha declarado hoy y durante las próximas 48 horas el estado de emergencia en la retaguardia, en zonas de la Galilea y del Golán vulnerables a recibir los disparos de los cohetes lanzados desde Líbano por la milicia chií. Un comunicado difundido a medios de prensa por la Oficina de Censura del Ejército israelí, ha revelado que en los últimos días unos 1.200 cohetes han sido lanzados contra Israel por milicianos de Hizbulá.

Amenaza de Hezbolá

El líder de Hezbolá, Hassan Nasralá, ha amenazado esta tarde al Gobierno de Israel con una "guerra directa" si sus tropas invaden Líbano, ha advertido de que el ataque a Haifa, que ha costado la vida a ocho israelíes, es "sólo el principio", y ha negado la implicación de Irán en el conflicto. Previamente, el Gobierno israelí ha presentado una oferta al Líbano según la cual cesaría sus operaciones si Hezbolá libera a los dos soldados que secuestró el miércoles y el Gobierno de Beirut se hace con el control del sur del Líbano y consigue el repliegue al norte de la guerrilla chií. El ataque a Haifa ha provocado nuevos bombardeos israelíes por todo el país.

En un discurso televisado retransmitido por Al Manar, el órgano informativo del movimiento chií, Nasralá ha asegurado que su grupo "continuará con la resistencia" y que "sorprenderá" a Israel con ataques tanto en el mar como en tierra. Lo de Haifa, según Nasralá, fueron "apenas una decena de misiles". "Usaremos todo tipo de recursos para defendernos, ya que el enemigo lleva a cabo una agresión sin límites ni líneas rojas. Tenemos muchas armas", ha indicado Nasralá, para añadir que sus palabras habían sido grabadas a las 13.00 hora local (una hora menos en Madrid). El líder de la guerrilla escapó ileso horas antes a un ataque contra su domicilio, según Al Manar. Medios israelíes que habían asegurado que estaba herido.

Éstas son las segundas declaraciones del secretario general del grupo chií después de que el miércoles dijera con tono triunfal que su grupo había capturado a dos soldados israelíes y que quería canjearlos por presos árabes en poder de Israel. Inmediatamente después del discurso, Israel ha reanudado sus bombardeos contra los barrios del sur de Beirut y contra las poblaciones de Duer el Chur y Tarchich, en el centro de Líbano. "Al principio centramos nuestros ataques contra posiciones militares y no lanzamos ningún misil contra asentamientos judíos en la Palestina ocupada (Israel), pero el Ejército del enemigo sionista comenzó a atacar localidades y civiles libaneses", ha dicho Nasralá. "Hoy cumplimos con nuestra promesa y atacamos Haifa, y si hubiéramos atacado las fábricas de material químico de esta ciudad hubiéramos causado una tragedia en la población, pero lo evitamos", ha agregado.

33 civiles muertos en Líbano

Los últimos acontecimientos apuntan a que se está muy lejos de una salida negociada. Esta mañana, el ministro libanés de Información, Gazi Al Aridi, confirmaba que le había llegado una oferta de tregua a través de la mediación de Italia. En realidad, la propuesta no era nueva, ya que desde que el miércoles comenzó la ofensiva, Israel ha dicho que detendría sus operaciones si los soldados eran liberados y cesaba el lanzamiento de misiles Katiuska a territorio israelí por parte de Hezbolá. Ahora se pone por escrito y se puntualiza la condición de que la guerrilla se retire hacia el norte, para que sus misiles no tengan a su alcance las ciudades del norte de Israel. Tel Aviv reclama que el Gobierno del Líbano tome el control de todo su territorio, incluyendo el sur, fronterizo con Israel, donde Hezbolá, apoyada por Siria e Irán, campa a sus anchas.

Pese a que la radio israelí anunció anoche un momentáneo cese del lanzamiento de misiles por parte de la guerrilla, al menos 33 personas murieron hoy en diferentes localidades de Líbano durante los bombardeos lanzados por el ejército israelí, según los medios de información libaneses.

En el ataque más grave, diez personas perdieron la vida por el impacto de un proyectil israelí contra un edificio de viviendas en Tiro, según el canal de televisión libanés LBC. La Fuerza Aérea israelí ha efectuado desde el miércoles más de 1.000 bombardeos contra cientos de blancos en todo el territorio libanés, según ha declarado el jefe de ese cuerpo general, Eliezer Shkadi.