Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chirac rehúsa revelar sus intenciones para 2007 a 10 meses para el fin de su segundo mandato

El presidente de Francia concede la que podría ser su última entrevista televisada con motivo de la fiesta nacional

A falta de diez meses para el fin de su segundo mandato, el presidente francés, Jacques Chirac, ha rehusado hoy revelar sus intenciones para las elecciones presidenciales de 2007 y ha rechazado pronunciarse sobre sus más de 11 años en el Elíseo porque para él no es "la hora del balance", sino de "la acción". En su probablemente última entrevista televisada con motivo de la fiesta nacional del 14 de julio, Chirac ha advertido sobre la situación "peligrosa" de Oriente Próximo que puede "llevarnos al borde del abismo". Además, ha dibujado las líneas maestras del Gobierno de Dominique de Villepin para los próximos meses, que quiere que sean "útiles".

Estos objetivos incluyen la continuación de la lucha por el empleo (el objetivo es que el índice de paro pase del 9,1% actual a menos de un 8% de aquí a un año); la bajada de las cotizaciones sociales; una reforma de la justicia "antes de fin de año"; y la creación de un servicio público de orientación para los jóvenes. Chirac también quiere una reforma del diálogo social para asegurar que no se modifique el código laboral sin una concertación previa con las organizaciones sindicales y profesionales, una propuesta contraria al frustrado intento de Villepin de imponer a comienzos de año el contrato de primer empleo para los jóvenes.

También se ha mostrado a favor de una ayuda económica de inicio de curso para los estudiantes de universidad, cuya cuantía no ha precisado. Pese a la insistencia de los periodistas que le han entrevistado en el Elíseo después del tradicional desfile militar, Chirac ha mantenido la ambigüedad sobre si se postulará o no a un tercer mandato en los comicios de la próxima primavera, limitándose a reiterar, como dijo hace tres semanas, que anunciará su decisión "en el primer trimestre" de 2007. El tema "no está de actualidad", según Chirac, de 73 años, cuya candidatura a un tercer mandato es considerada improbable por los analistas e incluso por sus propios correligionarios.

Grandes elogios a Sarkozy

Su predecesor, el socialista Francois Mitterrand, había aprovechado la entrevista televisada del 14 de julio de 1994 para confirmar que no aspiraría a un tercer mandato en 1995. "No me sitúo en un tiempo limitado", ha insistido Chirac, al afirmar que su decisión no se verá influenciada por la de su partido, la gobernante Unión para un Movimiento Popular (UMP). La UMP, liderada por el número dos del Gobierno y titular del ministerio del Interior, Nicolas Sarkozy, quien aspira a suceder a Chirac en 2007, designará a su candidato presidencial el 14 de enero. Chirac, que en el pasado llamó públicamente al orden a Sarkozy, ha tenido hoy palabras elogiosas para él.

Ha dicho que sus relaciones con Sarkozy son "muy buenas", ha alabado su acción contra la inseguridad, le ha reconocido talla de estadista y ha defendido su plan para niños escolarizados de padres indocumentados. Después de un año negro político (el no a la Constitución europea en el referéndum de mayo de 2005 y la violencia en los barrios conflictivos el pasado otoño o las manifestaciones de la pasada primavera contra la reforma laboral juvenil impulsada por Villepin), y personal (un accidente vascular cerebral), Chirac ha conocido récords de impopularidad en los últimos meses.

No obstante, acaba de repuntar algo en los sondeos, una renovada popularidad que los analistas atribuyen la actuación de la selección francesa de fútbol en el Mundial. Una encuesta indica que el 47% de los franceses considera que sus dos mandatos han sido "útiles" (un 43% piensa lo contrario), pero Chirac no ha querido hacer un balance de su acción. "Considero que en Francia hay suficientes problemas, suficientes iniciativas que tomar para responder a las responsabilidades de un Gobierno y de una mayoría (parlamentaria) como para preguntarse por el sexo de los ángeles", ha sentenciado el jefe de Estado.