Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Florida, en estado de emergencia ante la amenaza de la tormenta tropical Alberto

Las intensas lluvias provocan inundaciones en la región occidental de Cuba, donde han sido evacuadas 25.000 personas

El gobernador de Florida, Jeb Bush, ha declarado la situación de emergencia en el estado por la amenaza de la tormenta tropical Alberto, que se espera azote mañana la costa noroeste del estado. Alberto gana fuerza y se dirige hacia el norte-noreste, tras dejar abundantes lluvias en Pinar del Río al Oeste de Cuba, según ha informado esta tarde, hora española, el Centro Nacional de huracanes, con sede en Miami. La tormenta se mueve a 13 kilómetros por hora en dirección norte-nordeste, con vientos sostenidos de 85 kilómetros por hora y ráfagas aún más fuertes.

MÁS INFORMACIÓN

Los pronósticos indican que la tormenta se dirige hacia el noreste del golfo de México por lo que se ha dado un aviso de tormenta tropical para la costa del golfo de Florida desde Englewood hasta Indian Pass, lo que indica que se espera el paso de la tormenta por la zona en un plazo de 24 horas. Por su parte, las área comprendidas entre Englewood y Bonita Beach se hallan bajo vigilancia de tormenta tropical, es decir, que pueden producirse las condiciones meteorológicas propias de una tormenta en un plazo de 36 horas.

A su paso por Pinar del Río (al oeste de Cuba) más de 25.000 personas han tenido que ser evacuadas por las intensas lluvias. De momento, no hay constancia de víctimas mortales o heridos. El tráfico aéreo y marítimo fue suspendido en la Isla de la Juventud, a unos 1.309 kilómetros al suroeste de La Habana, debido a las malas condiciones climatológicas. El presidente cubano, Fidel Castro, hizo un llamamiento a las autoridades de Pinar del Río para que tomaran las medidas necesarias para evitar víctimas mortales y daños materiales.

Siete ciclones

La tormenta tropical Alberto se ha formado a partir de una pequeña depresión tropical en el este del Golfo de México, concretamente en Cuba, convirtiéndose en la primera tormenta de la temporada de huracanes del Atlántico de 2006. Los expertos la localizaron a unos 650 kilómetros al oeste de Cayo Hueso y comprobaron que se desplazaba con dirección noroeste a cerca de 14 kilómetros por hora.

El meteorólogo estadounidense William Gray, conocido como el gurú de los huracanes, ha vaticinado que en la temporada que comenzó oficialmente el pasado 1 de junio y finaliza el próximo 30 de noviembre se formarán 17 tormentas y nueve se transformarán en ciclones, cinco de los cuales con vientos que superarán los 178 kilómetros por hora. Un pronostico similar ha emitido la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EEUU (NOAA), que ha asegurado que habrá una muy activa temporada con entre 13 y 16 tormentas y de estas entre ocho y diez se convertirán en huracanes.

La temporada de huracanes fue particularmente virulenta el pasado año. Katrina y Rita se hicieron tristemente célebres y devastaron el Golfo de México. La ciudad de Nueva Orleáns, la más afectada, aún no se ha reconstruido tras el paso de ambos ciclones.