Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Veinte muertos y decenas de heridos el primer día de gobierno del nuevo Ejecutivo iraquí

El primer ministro iraquí asegura que luchará con fuerza contra el terrorismo

El primer día de gobierno del primer ministro, Nouri al Maliki, no ha comenzado con menos sangre que los anteriores. Mientras su recién estrenado Gobierno se reunía esta mañana, tras ser investido ayer, veinte personas morían y varias decenas resultaban heridas en varios atentados. Además, han sido encontrados los cuerpos de dos mujeres degolladas, según las fuerzas de seguridad.

El ataque más mortífero se produjo por la mañana en el interior de un restaurante del barrio de Karrada, en el centro de Bagdad, donde han muerto 13 personas y 18 han resultado heridas.

En un mercado de la fruta del barrio Nuevo Bagdad, otra bomba mató a dos personas y, momentos después, una tercera acababa con la vida de tres civiles y hería a otros 23 que habían ignorado la orden de evacuación.

Horas antes, también en un mercado de la fruta, pero ésta vez en el barrio chií de Ubadi, cuatro hombres armados mataron al comerciante Ali Abdul Hussein al Kinani, de 57 años. Esto sucede un día después de la aprobación del nuevo Gobierno del primer ministro Al Maliki. El Parlamento dijo sí al Ejecutivo con la esperanza de que logre mejorar la situación del Ejército y las fuerzas policiales, persuadir a los insurgentes para que abandonen las armas, reducir la oleada de violencia sectaria y restablecer la estabilidad en el país. Sin embargo, las diferencias políticas impidieron nombrar a los ministerios de Interior, Defensa y Seguridad, los más necesarios en estos momentos.

Contra el terrorismo

Después de presidir la primera reunión de su Gabinete, Al Maliki ha prometido que luchará con fuerza contra "todas las formas de terrorismo" que se perpetran en el país. "Recurriremos a los máximos grados de fuerza para hacer frente a los terroristas y asesinos que causan derramamiento de sangre". Asimismo, ha anunciado que, "además de las medidas de seguridad, necesitaremos la reconciliación nacional y la reconstrucción de la confianza entre los distintos componentes del pueblo iraquí".

El presidente del Ejecutivo iraquí confía en que los ministros de Interior y Defensa puedan ser elegidos en los próximos dos o tres, "con el consenso de todas las alianzas políticas del parlamento". Entretanto, Iyad Alaui, líder de Alianza Iraquí (AI), chií laica, ha anunciado su respaldo al ejecutivo de Maliki, chií confesional.