Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fujimori intenta por cuarta vez ser presidente de Perú desde una cárcel chilena

La justicia chilena ordena su detención indefinida mientras sus seguidores inscriben la candidatura

Alberto Fujimori, detenido en Chile desde noviembre, ha sido inscrito hoy por sus seguidores como candidato a las elecciones generales del 9 de abril en Perú. Así, Fujimori pretende acceder por cuarta vez a la presidencia de su país, pero va a tener que realizar una campaña por control remoto, ya que la Corte Suprema de Chile ha ordenado hoy su detención indefinida. De esta manera, el ex presidente de 67 años, que gobernó Perú de 1990 a 2000, hace caso omiso a la inhabilitación que le hizo el Congreso de ejercer un cargo público hasta el 2011.

El pleno del Jurado de Elecciones peruano tiene un plazo de tres días para declarar "inadmisible" la candidatura, hecho que nunca ha sucedido en la historia del país, y otro de cinco días para responder a posibles impugnaciones. En ambos casos las decisiones del Jurado son inapelables. La inscripción de la candidatura a las elecciones generales, en la sede limeña del Jurado electoral, la encabezó la hija mayor de Fujimori, Keiko Sofía, junto a cerca de 3.000 seguidores del partido Sí cumple. "Hoy es un día de fiesta, estamos felices", ha declarado Keiko, al tiempo que se ha excusado de hablar de la situación de su padre, preso desde el 7 de noviembre en Chile.

El naranja, color de Fujimori

La plancha -como se conoce en Perú al bloque que forman los candidatos a la presidencia y las dos vicepresidencias- del partido Si cumple está formada por Fujimori, la ex ministra de la Mujer Luisa María Cuculiza y Germán Kruger, ex alcalde del distrito limeño de Miraflores. A la salida de la sede del Jurado electoral, Keiko Sofía ha hecho su debut en la política peruana al encabezar un improvisado mitin ante fujimoristas de todas las edades diciendo: "Estoy aquí no para presentar 'la plancha', no vamos a aceptar mas persecución política".

Fuentes del partido fujimorista Sí cumple han señalado hoy que, ante la eventualidad de que el jurado anule la candidatura de Fujimori, presentarán el lunes una segunda con el partido Alianza por el futuro, también fujimorista. En la segunda plancha participará la congresista Martha Chávez, el hermano menor de Fujimori, Santiago, y el ex ministro de Energía y Minas Jaime Yoshiyama. Durante el recorrido de 1,5 kilómetros, los fujimoristas vestidos

con ponchos y vinchas de color naranja han cantado y bailado el ritmo del chino, una pegajosa canción de tecnocumbia (fusión de la popular cumbia y la música tecno).

Asimismo, los ex congresistas y ex ministros del régimen de

Fujimori y que forman parte de los partidos creados por el ex gobernante, Cambio 90, Nueva Mayoría y Sí cumple, han dejado todas sus rencillas atrás y han desfilado entre abrazos y vivas a su líder. El jefe de prensa de Fujimori, Carlos Raffo, se ha dirigido a la multitud desde un camión con seis altavoces gigantes gritando: "Chino: el pueblo pide tu regreso, aplaudan y que se escuche hasta Chile, que retumbe la Gendarmería". Hombres y mujeres de todas las edades portaban carteles que decían: "Fujimori o terrorismo. Elige Perú".

Uno de los más corruptos del mundo

El seguidor de Fujimori versión 2006 quiere a su líder con pasión y evoca con nostalgia su gobierno, lo que le permite esquivar y dejar de lado las críticas que emiten los opositores y la prensa al ex mandatario. Pero Fujimori ha recibido hoy un amargo regalo de los Reyes Magos: la justicia chilena ha dedicido que seguirá desde la prisión su proceso de extradición que le sigue el Estado peruano. Fujimori, que gobernó Perú desde julio de 1990 hasta que renunció por fax a la presidencia en noviembre de 2000 desde Japón, fue procesado por la Justicia por delitos como homicidio calificado y lesiones graves, peculado (robo de fondos públicos), atentado contra la fe pública y asociación ilícita para delinquir, entre otros.

El 7 de noviembre, Fujimori -considerado por la ONU como uno de los diez líderes más corruptos del mundo- abandonó su refugio en Japón, país del que también tiene la nacionalidad debido a su ascendencia nipona, y llegó de improviso a Santiago de Chile, donde fue detenido de modo preventivo a la par que el Ejecutivo peruano iniciaba los trámites para su extradición.