Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon se mantiene estable tras sufrir un grave infarto cerebral

El viceprimer ministro de Israel, Ehud Olmert, ha asumido todos los poderes

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, se mantiene estable dentro de la gravedad, bajo fuerte anestesia y con respiración asistida, según el último comunicado del Hospital Hadasa de Jersusalén, donde está ingresado tras sufrir ayer una hemorragia cerebral masiva, mucho más grave que el leve infarto que tuvo el pasado 18 de diciembre. "La situación no es de coma, su cerebro y su corazón funcionan de forma independiente", señala el comunicado, difundido poco antes de una nueva conferencia de prensa para salir al paso de algunos rumores sobre un posible estado vegetativo. El viceprimer ministro, Ehud Olmert, ha asumido todos los poderes de forma interina.

Shlomo Mor Yossef, director del hospital Hadasa, ha indicado que Sharon seguirá sedado al menos durante dos días más. "Es un proceso largo. Pasarán al menos 48 horas hasta que el primer ministro se recupere de la operación", ha dicho. Preguntado sobre las posibles consecuencias del infarto , el facultativo se ha negado a dar cualquier detalle. "No podemos saber las consecuencias después de una hemorragia u operación en el cerebro, no podemos saber si ha afectado a su capacidad motriz o mental, y sólo podremos hacer una evaluación después de que se despierte", ha dicho.

El médico se ha referido también a las críticas por haber trasladado al primer ministro israelí desde su rancho de los Sicomoros hasta Jerusalén en ambulancia en sus circunstancias y ha opinado que la decisión "fue correcta". La opinión pública considera que podría haberse evitado las proporciones del derrame de haber sido trasladado en helicóptero.

Según los doctores que han intervenido al líder israelí, un nuevo coágulo obstruyó el riego en el cerebro provocando la hemorragia. Para aliviar la presión en el cerebro, han tenido que perforar la masa craneal a fin de introducir un pequeño tubo con el que extraer la sangre almacenada.

Nada más conocerse el grave estado de salud del primer ministro, el secretario del Gobierno, Israel Maimón, informó de que, debido a la necesidad de suministrarle anestesia general durante la operación, todos los poderes debían ser transferidos al viceprimer ministro, Ehud Olmert. La decisión fue tomada por el asesor jurídico del Gobierno, Menahem Mazuz, tras entrevistarse con los miembros del equipo médico que atiende a Sharon.

Reunión del Gobierno

Olmert ha reunido a primera hora de la mañana al Gobierno para de lanzar un mensaje de estabilidad y continuidad a los israelíes, según un portavoz del Gobierno. "Este es un día difícil", ha dicho el viceprimer ministro Olmert a los miembros del gabinete. El asiento de Sharon permaneció vacío en el centro de la mesa. Olmert ha pedido a los ministros que reanuden su trabajo a la espera de "buenas noticias del hospital".

Por su parte, el líder del Likud, Benjamin Netanyahu, ha decidido aplazar la dimisión de los cuatro ministros de su partido, que él mismo ordenó para este próximo domingo. Netanyahu, que ha sucedido a Sharon al frente del partido tras la decisión de liderar una nueva opción política, ha expresado su apoyo a Ehud Olmert y su deseo de que el Likud continúe en el Gobierno. Los asesores esperan que esta decisión contribuya a crear estabilidad política.