Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey asistirá mañana en Mónaco al funeral por Raniero III

Don Juan Carlos visitará, antes de las exequias, la capilla ardiente del soberano monegasco

El Rey viajará mañana a Mónaco para asistir en la catedral del Principado al funeral por el príncipe Raniero III, fallecido el pasado 6 de abril a los 81 años tras una larga enfermedad. Nada más llegar al segundo Estado más pequeño del mundo, tras el Vaticano, don Juan Carlos, ha informado un portavoz de la Casa del Rey, visitará la capilla ardiente de Raniero, instalada en el Palacio de los Grimaldi.

El pasado día 6, al conocer la muerte del príncipe monegasco, el Rey, que se encontraba ese día en Bruselas, dijo que el fallecido fue "un buen amigo. Es una gran pérdida". Tras visitar la capilla ardiente, don Juan Carlos dará el pésame a los tres hijos de Raniero III: Alberto II, su sucesor, y las princesas Carolina y Estefanía.

El Rey asistirá posteriormente, junto a una amplia representación de la realeza europea, de gobiernos e instituciones internacionales, al funeral por Raniero III, que se celebrará en la catedral de San Nicolás, próxima al Palacio de los Grimaldi, y en la que el soberano monegasco será enterrado, junto a su esposa, la princesa Grace. Entre los asistentes a las exequias figuran el Rey de Suecia, Carlos Gustavo, y el de los belgas, Alberto II, además del presidente de Francia, Jacques Chirac.

Sólo los ciudadanos de este minúsculo Estado mediterráneo podrán acceder a la plaza que hay frente al palacio y la catedral, para seguir desde allí el funeral por quien ha sido su soberano durante más de cincuenta y cinco años.

Raniero III fallecía el pasado día 6 en el centro Cardio-torácico del Principado, donde llevaba ingresado un mes al agravarse su estado de salud y víctima de una dolencia broncopulmonar y cardiaca, complicada con problemas renales. A la noticia de la muerte de Raniero III se unía poco después la de que el esposo de la princesa Carolina, Ernesto Augusto de Hannover, se encontraba hospitalizado en estado grave a causa de una pancreatitis aguda. Según fuentes de su entorno citadas por varias emisoras francesas, el príncipe, conocido por sus excesos con el alcohol y sus malas relaciones con la prensa, podría salir del hospital "próximamente".

Después de asistir al funeral, don Juan Carlos regresará a Madrid a primera hora de la tarde.