Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex fiscal general de EE UU se une al equipo que defenderá a Sadam Husein

Ramsey Clark denuncia "el trato inhumano y las violaciones a la Convención de Ginebra" de que está siendo víctima el ex dictador

Ramsey Clark, ex fiscal general de Estados Unidos bajo la presidencia de Lyndon Johnson , entre 1966 y 1969, se ha unido al equipo de abogados que defienden al depuesto presidente de Irak, Sadam Husein. En una conferencia de prensa en Ammán, Clark ha descalificado el tribunal que juzgará a Sadam por ser "una creación de Estados Unidos" y carecer de los mínimos requisitos de independencia e imparcialidad.

Clark dijo que decidió unirse al equipo internacional de defensores de Sadam al observar las "imágenes inhumanas" distribuidas tras su captura (el 13 de diciembre de 2003), su posterior detención en "completo aislamiento" del resto del mundo y el hecho de que le han negado su derecho a un juicio "ante un tribunal imparcial e independiente".

"Antes de que un miembro del equipo legal haya conseguido verlo hace dos semanas, el presidente Sadam Husein no ha visto a nadie excepto a sus captores y a la gente de la Cruz Roja (...) El tribunal iraquí fue creado por el Consejo de Gobierno iraquí, que es más o menos un producto de la potencia ocupante. El tribunal es creación de EEUU, no es imparcial", recalcó Clark.

El ex secretario de Justicia estadounidense aseguró además que se ha quejado ante el presidente de su país, George W.Bush, y el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, "por el trato inhumano y las violaciones a la Convención de Ginebra" (sobre prisioneros de guerra) de que Sadam está siendo víctima.

Asimismo, les ha pedido a ambos que le permitan ver a Sadam, cosa que le han negado, "aunque pienso seguir intentándolo (...) El problema no estriba en entrar en Irak, sino en conseguir permiso para ver al presidente", lo que se ha convertido "en una clara prioridad", recalcó.

Treinta letrados

Clark es el último abogado de renombre que se une al equipo de defensores de Sadam, que ya cuenta con treinta importantes letrados árabes y no árabes, entre los que se incluye el ex ministro francés de Exteriores Roland Dumas, y Aisha Gadafi, hija del líder libio, Muammar El Gadafi.

Por vez primera desde su detención, en algún lugar supuestamente cerca de su ciudad natal, Tikrit, Sadam puso reunirse más de un año después, el pasado día 16, con un abogado iraquí, Jalil Dulaimi, también miembro del equipo internacional de abogados, que tiene su base en Ammán.

El portavoz del equipo jurídico, Ziad Jawawneh, apeló a los buenos oficios de Clark para que se les permita abrir una cuenta bancaria donde se ingresen donativos que financien la defensa del ex dictador iraquí.

"Hasta hora, todos los bancos árabes y no árabes se han negado a abrir esta cuenta para nosotros, porque temen ser acusados por la administración estadounidense de apoyar eso que llaman terrorismo", dijo el portavoz.