Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La grave situación en Irak y la subida del crudo amenazan la reelección de Bush

Dos sondeos publicados esta semana en EE UU reflejan que Bush se encuentra al nivel más bajo de popularidad desde que llegó a la Casa Blanca

Los problemas en Irak y la subida de los precios del petróleo se han convertido en la principal amenaza para las aspiraciones de reelección del presidente de EE UU, George W. Bush, en noviembre, según las últimas encuestas. Los dos sondeos de opinión publicados esta semana reflejan que esos problemas, que incluyen los abusos contra prisioneros iraquíes y la resistencia a la ocupación en Irak, así como la preocupación por la economía a raíz de las incesantes subidas de los precios del petróleo, han provocado la caída de la popularidad de Bush al nivel más bajo en sus tres años como inquilino de la Casa Blanca.

Uno de los sondeos, realizado por la cadena de televisión CBS, indica que la aprobación por parte de los estadounidenses al presidente ha descendido a un 41% y que más de seis de cada diez encuestados cree que el país avanza en dirección equivocada. Hace sólo dos semanas el nivel de aprobación de la gestión de Bush era de un 44%, en tanto que en mayo del año pasado alcanzaba a un 64%. Acerca de la forma en que se ha llevado el conflicto en Irak, el sondeo indica que la gestión es aprobada por un 34% de los encuestados.

Hace dos semanas, la aprobación era de un 39% y de 72% en mayo de 2003. Según las conclusiones de esa consulta, "la guerra en Irak se ha convertido en un lastre para el presidente Bush. La opinión negativa de la intervención de EEUU (en Irak) se generaliza y el público expresa poca confianza en la capacidad del presidente o su administración en manejar la situación".

Suspenso en política económica

Otra encuesta, realizada por el diario The Washington Post y la cadena de televisión ABC, señala que sólo un 47% de los estadounidenses apoya a Bush debido a la preocupación por la economía y la situación en Irak. Por otra parte, un 54% desaprueba la política económica de Bush y el 64% manifiesta preocupación por el efecto que ha tenido en sus bolsillos el aumento en los precios de la gasolina. Esta encuesta vaticina un estrecho resultado en las elecciones del 2 de noviembre, cuando los estadounidenses concurrirán a las urnas para designar presidente y renovar parcialmente el Congreso.

Según el sondeo, Bush y su rival demócrata, el senador John Kerry, estarían igualados con un 46% de los votos, y el candidato independiente Ralph Nader obtendría el 4%. En el caso de que Nader renunciara a presentarse a los comicios, Kerry ganaría con un 49% contra un 47% para Bush.