Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sharon busca hoy el apoyo de EE UU para lograr la soberanía israelí de gran parte de Cisjordania

Qurei advierte de que cualquier apoyo de Bush a las colonias o al muro supondrá el fin del proceso de paz

Washington / Jerusalén

El primer ministro israelí, Ariel Sharon, intentará conseguir hoy que el presidente de Estados Unidos, George W.Bush, reconozca el derecho de Israel de imponer su soberanía en parte de Cisjordania para mantener en pie la mayoría de los asentamientos judíos levantados desde la guerra de 1967.

Además, durante la entrevista que mantendrán hoy en la Casa Blanca, Sharon buscará que Bush apoye a Israel en su negativa a admitir el regreso de refugiados palestinos de la primera guerra árabe-israelí (1948-49) que habitaban en el territorio israelí a cambio de su plan para una "desconexión" unilateral de los palestinos de Gaza y en Cisjordania ocupadas.

Según el diario Yediot Aharonot, éstas son dos de las principales "garantías" o "recompensas" de Bush a Sharon, con quien intercambiará hoy una carta de entendimientos después de departir juntos durante dos horas. La iniciativa unilateral de Sharon, sin fecha de aplicación de momento, incluye la retirada del Ejército israelí de la franja de Gaza, territorio que ocupa desde hace casi 37 años, y el desmantelamiento de sus 21 asentamientos judíos, así como de cuatro de 150 en Cisjordania.

Arafat convoca al Gabinete Nacional

El contenido de las cartas, que no se hará público y para cuya redacción no se consultó a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), es el fruto de cien horas de negociaciones entre sus representantes. El primer ministro de la ANP, Ahmed Qurei, ha señalado que la anexión de tierras de Cisjordania, donde se hallan lo asentamientos israelíes, "será el entierro del proceso de paz" y una medida inaceptable para los palestinos, que consideran que "los asentamientos son ilegales". Además, ha señalado que "Cualquier palabra que sirva para alentar la construcción del muro no dejaría nada para negociar con los israelíes". Por su parte, el presidente palestino, Yasir Arafat, ha convocado una reunión de urgencia a su Gabinete Nacional para analizar las repercusiones de la reunión.

No obstante, fuentes del entorno de Sharon en la capital estadounidense han informado a los periodistas de su comitiva de que el lenguaje eufemístico empleado en la carta de Bush al primer ministro israelí "es razonable" y que la redacción de las cartas no concluyó. Bush, sumido en la grave crisis de Irak, y a siete meses de las elecciones, empleará en su carta un lenguaje vago para no enfadar a sus aliados en el mundo árabe ni a los europeos, pero las brechas aún existentes en la negociación con Sharon, que ambos tratarán de cerrar hoy, "no son significativas".

Para justificar la posible anexión de parte de Cisjordania a fin de dejar en pie decenas de asentamientos -en los que residen actualmente alrededor de 200.000 israelíes entre unos dos millones de palestinos- la carta del presidente se referirá a la necesidad de "tener en cuenta los cambios demográficos en esa zona". Esta consideración se convertirá en una exigencia israelí en el momento de negociar con la ANP las fronteras del futuro Estado palestino en Cisjordania y Gaza, según el plan de paz impulsado por Bush y adoptado por el Cuarteto de Madrid, la Hoja de ruta.