Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE se declara "decepcionada" por las elecciones "injustas" celebradas en Irán

Los ministros de Exteriores emitirán un comunicado en el que expresan su "malestar" por la exclusión de candidatos reformistas

Los resultados de las elecciones celebradas en Irán el viernes pasado preocupan a la UE. Los ministros europeos de Exteriores, reunidos en Bruselas, han analizado hoy los comicios, calificando de "revés para el proceso democrático" los resultados de las urnas, y han acordado exigir a las autoridades del país a que propicien el retorno "a la senda de la reforma y la democratización". El veto a 2.500 candidaturas reformistas por parte del ultraconservador Consejo de Guardianes de la Revolución hace que la UE considere que el proceso no ha sido "libre ni justo".

Según el borrador que manejan los ministros, la UE expresa su "profundo malestar" por "el importante número de candidatos privados de presentarse a las elecciones, sobre todo numerosos miembros del Majlis [el parlamento iraní]", "interferencia que constituye un revés para el proceso democrático en Irán" y que hace "imposible para el pueblo iraní una verdadera elección democrática". Además, el documento "recuerda el progreso de Irán hacia la libertad política" en los últimos años.

Tres días después de las elecciones legislativas, los responsables de Exteriores de los Quince planean consensuar un texto de conclusiones en el que la UE expresa "la esperanza de que Irán retornará al camino de la reforma y la democratización", según el borrador del documento. "La Unión Europea está muy decepcionada. Es muy difícil poder decir que los comicios han sido libres y justos, si el proceso no ha sido libre y justo", ha dicho Cristina Gallach, portavoz del Alto Representante de la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión, Javier Solana.

De acuerdo con Gallach, los ministros pondrán el foco en la "nueva situación política iraní, que debemos evaluar". La UE había apostado por una política de acercamiento a Irán después de los avances sobre su programa nuclear y se planteaba reanudar las negociaciones del acuerdo de cooperación económica, congeladas desde junio pasado. Incluso el responsable de la política Exterior de los Quince viajó al país en el mes de junio para intensificar el diálogo entre ambas partes. Sin embargo, con este nuevo escenario político, "debemos fijar ahora la (nueva) estrategia a seguir", ha señalado Gallach.

Según los últimos datos hechos públicos por el Ministerio iraní de Interior, con una participación apenas superior al 50% del electorado, los conservadores, que lidera el líder supremo de la revolución iraní, el ayatolá Ali Jamenei, han obtenido 149 de los 290 escaños designados, con lo que obtendrían la mayoría absoluta en el Parlamento. Sin embargo, la UE considera que las elecciones no fueron justas porque el Consejo de Guardianes de la Revolución excluyó 2.500 a más de 2.500 candidatos, en su gran mayoría reformistas y entre ellos 80 diputados, con lo que, en palabras del ministro británico de Exteriores, las elecciones fueron "defectuosas". Para el jefe de la diplomacia alemana, Joschka Fischer, ha habido dudas sobre los comicios desde el principio.

Mientras, en Irán, los reformistas, derrotados en las urnas, han expresado su frustración en una conflictiva sesión parlamentaria en la que han atacado a los conservadores que han frenado por todos los medios su programa de reformas y que a partir de ahora se sentarán en sus asientos. Los diputados reformistas deberán abandonar sus escaños a finales de mayo, dejando al presidente, Mohamed Jatamí y a sus ministros como únicos representantes reformistas ante un Parlamento hostil y con muchas de las reformas conseguidas pendientes de un hilo.