Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK

Al menos 13 muertos y 51 heridos en un atentado suicida contra una comisaría de Kirkuk

Decenas de policías estaban reunidos frente a la comisaria para iniciar su jornada de trabajo

Un coche bomba conducido por dos kamikazes se ha empotrado a primera hora de la mañana contra una comisaría de policía de la localidad kurda de Kirkuk, en el norte de Irak y a unos 400 kilómetros de Bagdad. A causa del atentado han perdido la vida 13 iraquíes, de los que dos son los terroristas suicidas y al menos ocho policías. Además otros 51 iraquíes han resultado heridos, según fuentes policiales citadas por Reuters. En cuanto a los daños materiales, unos 15 coches han quedado destrozados.

El anterior balance, ofrecido por el director del hospital Azadi de Kirkouk, el doctor Hachem Mohammad, era de nueve muertos, siete policías y dos kamikazes. "La mayoría de los heridos se encuentra en estado grave", ha añadido Mohammad. Previamente, Azad Hassan, un conductor de ambulancia, había indicado que "seis policías murieron y otros 25 resultaron heridos". Mientras tanto, numerosos curiosos se apiñaban en torno a la comisaría, donde podían verse 15 coches destruidos. En un primer momento, el coronel Adel Zein Al-Abadin Ibrahimha ha señalado que hay "un gran número de muertos y heridos", entre ellos varios policías.

La explosión se ha producido alrededor de las 8.30 (las 6.30 en la España peninsular) en el barrio de Rahimawa y, según las primeras informaciones, un kamikaze ha estrellado un coche bomba contra la comisaría. En este sentido, el sargento de Policía Mohamad Mortada ha explicado que "dos personas arremetieron a toda velocidad contra la comisaría con un automóvil blanco, haciéndolo estallar".

En plena visita de Rumsfeld

El ataque se ha producido durante el cambio de turno en la comisaría del barrio de Rahimawa, cuando decenas de policías estaban reunidos frente a la comisaria para iniciar su jornada de trabajo. La explosión es la última en una serie de atentados contra policías y civiles iraquíes acusados por los grupos de la resistencia de colaborar con las fuerzas de ocupación.

En Kirkuk, donde conviven árabes, kurdos y turcomanos, hay importantes yacimientos de crudo e instalaciones petroleras iraquíes. A finales del año pasado, Kirkuk fue escenario de fuertes enfrentamientos entre los árabes y los kurdos en protesta por los planes de éstos últimos de anexionar la ciudad a la zona del Kurdistán iraquí.

Este atentado se produce el mismo día en que ha comenzado una visita sorpresa del secretario estadounidense de Defensa, Donald Rumsfeld, que ha llegado a primera hora de la mañana a Bagdad para entrevistarse con los responsables de la coalición que ocupa el poder en Irak. Rumsfeld, que ha llegado a la capital iraquí procedente de Kuwait en su cuarto viaje a Irak, ha sido recibido en el aeropuerto por el administrador civil estadounidense en Irak, el diplomático Paul Bremer. A continuación, se ha dirigido a la base estadounidense con el fin visitar a las tropas de EE UU.