Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alain Juppé, condenado a 18 meses de cárcel por el 'caso de los empleos falsos'

La sentencia cercena las aspiraciones presidenciales del ex primer ministro francés

El ex primer ministro francés Alain Juppé ha sido condenado hoy por un tribunal a una pena de 18 meses de cárcel por su implicación en la financiación de partidos políticos con fondos municipales durante su etapa en el Ayuntamiento de París. El político conservador, presidente del partido de gobierna el país y alcalde de Burdeos, se libra de ir a prisión por decisión judicial, pero no podrá desempeñar un cargo electo durante 10 años, lo que cercena abruptamente sus aspiraciones a suceder a Jacques Chirac en la presidencia del país. Los abogados del ex primer ministro han anunciado que presentarán un recurso contra la sentencia, lo que suspende temporalmente su ejecución.

El cadáver que Juppé escondía en el armario desde hace más de 10 años ha terminado por derrumbar su carrera política y amenaza con provocar una crisis en la Unión por un Movimiento Popular (UMP) a dos meses de las elecciones regionales. El mandato de Chirac expira en 2007, y Juppé era el mejor colocado para sucederle en caso de que decidiera no presentarse a la reelección, por lo que su desaparición del escenario puede desencadenar una lucha de poder por ocupar su puesto de delfín in pectore. El ex primer ministro francés había anunciado hace unos días que meditaba retirarse de la política si era declarado culpable y se le impedía desempeñar un cargo electo.

Siete empleos fantasma

El Tribunal Correccional de Nanterre (en las afueras de París) considera que Juppé es culpable de apoderamiento ilegal de intereses durante su etapa como secretario general del partido gaullista RPR (1988-1995) y teniente de alcalde de Finanzas en el Ayuntamiento de París (1983-1995). Por entonces, Chirac era alcalde de la capital francesa, pero no ha sido juzgado porque su cargo actual le da inmunidad. Según el juez, Juppé contrató a siete personas a cargo de las arcas municipales para que trabajaran para el RPR, el partido fundado por el actual presidente francés y que a la postre se ha convertido en la columna vertebral de la UMP.

El fiscal había solicitado ocho meses de cárcel con suspensión de pena para Juppé y otros ocho antiguos altos cargos del partido gaullista por "apoderarse ilegalmente de intereses". El ahora alcalde de Burdeos era acusado de haber hecho votar el presupuesto del Ayuntamiento de París cuando era teniente de alcalde de Finanzas, en la medida de que en ese presupuesto figuraban "empleos ficticios" pagados por el erario público. El fiscal había limitado sus demandas porque "no hubo enriquecimiento personal", pues "el contexto histórico" favorecía ese tipo de prácticas y porque cree que la sanción política —la ineligibilidad— corresponde a los ciudadanos y no a los jueces.