Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aerolíneas exigen a EE UU que asuma el coste de las nuevas medidas de seguridad en los aviones

La asociación que agrupa a las compañías asegura que han gastado 25.000 millones de dólares en tres años para aumentar la seguridad

Las aerolíneas exigen a EE UU que asuma el coste de las nuevas medidas de seguridad en los aviones
G.H. / R.H.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que agrupa a 270 líneas aéreas de todo el mundo, ha exigido hoy a Estados Unidos que asuma los costes que conllevarán para las aerolíneas su nueva exigencia de incluir policías armados en los vuelos a este país, una medida a la que se opone frontalmente porque la considera un peligro. Sin embargo, Francia y Australia, dos de los países que ya la han puesto en práctica, han asegurado que los policías llevan un tipo de armas que no pueden dañar el fuselaje de los aparatos.

Para el responsable de Comunicación de la IATA, William Gaylar, entrevistado esta mañana en la Cadena Ser, las medidas tomadas para aumentar la seguridad en el sector aéreo tras los atentados del 11-S han provocado unos "daños enormes" a las aerolíneas, de 25.000 millones de dólares en tres años, y "eso es ya casi una victoria para el terrorismo". Gaylar ha afirmado que, sólo en el año 2002, las aerolíneas destinaron 5.000 millones de dolares para reforzar la seguridad. En si opinión, si EE UU quiere aplicar nuevas medidas, "tiene también que pagar los costes, porque la responsabilidad 'número uno' de cualquier Estado es la seguridad de sus ciudadanos".

Según la IATA, "no hay ninguna razón que pueda explicar que las aerolíneas o sus ciudadanos tengan que pagar por su propia seguridad, es una responsabilidad del Estado". El responsable de Comunicación de la IATA ha subrayado que "la primera y más eficaz línea de defensa está en el suelo", donde hay que impedir que "los terroristas lleguen a bordo de aviones. Una vez que tenemos terroristas a bordo de aviones ya casi hemos perdido el partido". Esta medida les parece "excesiva, sobre todo porque no hay límite de tiempo" en su aplicación y se extiende "a todos los vuelos de todos los países". Introducir armas de fuego en un avión "en sí mismo representa un riesgo adicional para los pasajeros y la tripulación", principalmente si el piloto y el personal de vuelo no conoce la identidad del agente.

La aplicación de la medida

La IATA no está en contra de que, de forma "esporádica en algunos vuelos y a algunos destinos" vaya personal armado, pero siempre "con conocimiento de los pilotos y de toda la tripulación y en una acción coordinada". "Nosotros hemos apoyado en el pasado que algunos vuelos a algunos destinos y en situaciones especiales cuenten con la presencia de guardias armados. Esto ha sido antes y después del 11-S. Pero que esta medida se aplicara de manera permanente nos parecería un error", ha concluido. En todo caso, hay varios países que ya aplican la medida. Así, el responsable francés de Transportes, Dominique Bussereau, ha confirmado la presencia de agentes armados de un cuerpo de elite, el Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional, a bordo de "ciertos vuelos de Air France" desde el pasado día 23.

Esta medida se prolongará hasta que "nuestros amigos estadounidenses" den por finalizado un período que ha calificado de "seguridad máxima". "Ciertos vuelos muy sensibles son objeto de especial vigilancia", ha reconocido Bussereau en la emisora France Inter. Según Bussereau, estos agentes viajan equipados con "armamento adaptado que no puede causar daños" ni a los aviones ni al fuselaje. Fuentes gubernamentales de Australia también han subrayado que las balas no pueden atravesar el fuselaje del aparato ni herir gravemente a los pasajeros.

Por su parte, el principal sindicato de pilotos del Reino Unido (Balpa) ha anunciado hoy que ha llegado a un pacto con una de las principales aerolíneas del país, que no ha sido identificada, para el despliegue de agentes armados en vuelos a EE UU. Un portavoz de la Balpa ha precisado que se trata de "una aerolínea grande e importante", pero que "no es British Airways" (BA). El sindicato negocia en estos momentos con BA y espera alcanzar un acuerdo "en los próximos días". Sin embargo, la compañía aérea Scandinavian Airlines System (SAS) no admitirá policías armados a bordo de sus vuelos de o hacia EE UU. Según un acuerdo al que han llegado con las autoridades de Washington, tomarán "otras medidas" en caso de amenaza, según ha declarado Per Froeberg, portavoz de la aviación civil sueca.

El Año Nuevo, en alerta

El Departamento de Seguridad e Interior de Estados Unidos ha insistido hoy en que la hipótesis más factible de nuevos atentados siempre pasa por el empleo de aviones. Por eso, esta noche se va a cerrar el espacio aéreo de ciudades como Washington, Nueva York o Chicago durante las celebraciones de la llegada del Año Nuevo.

Habrá además aviones militares sobrevolando esos núcleos urbanos. En la plaza de Times Square, en Nueva York, se espera una concentración de hasta un millón de personas, aunque el alcalde Michael Bloomberg, insinúa que las medidas son excesivas: "No hay, que sepamos, ninguna amenaza específica contra Nueva York. Solamente queremos asegurarnos de que si nos equivocamos en algo es en ser excesivamente cautos".

Más información