Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los expertos temen que el terremoto de California sea el aviso de otro más intenso

Tres muertos en el seísmo de 6,5 en la escala de Richter, el peor desde 1952

San Francisco (EE UU)

El fuerte terremoto de 6,5 grados de intensidad en la escala de Richter que sacudió ayer California causando al menos tres muertos, ha resucitado el temor de que sea un anticipo del Big One, el gran seísmo que vaticinan los expertos.

"Esto sólo es una advertencia", ha dicho en rueda de prensa Ross Stein, portavoz de la oficina del Instituto Geológico de EEUU en Menlo Park (California). Stein ha dicho que el temblor ha provocado que el planeta se menease como un sonajero y que las montañas cercanas creciesen

"Esta es una tierra de terremotos y necesitamos estar preparados para el futuro", agregó el geólogo, quien ha señalado que existen entreel 5 y el 10% de posibilidades de que en los próximos días se produzcan seísmos de mayor intensidad.

El terremoto ha provocado al menos tres víctimas en la localidad de Paso Roble -a sólo 30 kilómetros del epicentro- cuando se derrumbó un bloque de edificios, y otras tantas personas resultaron heridas en una bodega al caerles encima barricas de vino.

El seísmo, que dejó sin electricidad a más de 40.000 personas, tuvo su epicentro en la localidad costeña de Cambria, a unos 55 kilómetros de San Luis Obispo y a unos 300 kilómetros de Los Angeles, según el Instituto Geológico de EE UU. Aunque el temblor se pudo sentir tanto en Los Angeles como en San Francisco, las consecuencias no han sido excesivamente graves debido a que el epicentro se ha situado en una zona escasamente poblada.

El de ayer fue el seísmo más fuerte que se registra en la región desde 1952.