Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una avería en la central nuclear de Almaraz causa la parada de uno de los reactores

Los trabajos de reparación se prolongarán hasta mañana por la mañana

Una avería en la central nuclear de Almaraz causa la parada de uno de los reactores
Rafa Höhr

La Unidad II de la Central de Almaraz (Cáceres) sufrió una parada automática a las 17.23 horas de ayer domingo, cuando se encontraba al 100% de su potencia, según han informado fuentes de la propia central.

La unidad II de la planta se desconectó automáticamente de la red eléctrica, por lo que cesó su actividad. Esta desconexión fue motivada por la avería de una válvula del sistema de vapor principal. Los sistemas de protección del reactor se activaron y causaron la interrupción del funcionamiento normal de las instalaciones.

En este sentido, según la central, todos los sistemas de seguridad han actuado "con total normalidad" y, tras la parada, se ha elaborado un programa de trabajos donde se recoge la despresurización y enfriamiento parcial del circuito primario para obtener las condiciones óptimas necesarias para la ejecución de los trabajos de reparación.

Las actividades programadas se están realizando aplicando los procedimientos preceptivos, y el Consejo de Seguridad La unidad II de la planta se desconectó automáticamente de la red eléctrica, por lo que cesó su actividad. Esta desconexión fue motivada por la avería de una válvula del sistema de vapor principal. Los sistemas de protección del reactor se activaron y causaron la interrupción del funcionamiento normal de las instalaciones.

Un central acostumbrada a los parones

Este mismo verano, Almaraz tuvo que desconectar un reactor por un cortocircuito en junio. El parón duró un mes e hizo necesario el uso de generadores diesel para garantizar la alimentación de la planta. Estos hechos causaron una profunda división en el seno CNS sobre cuestiones de seguridad. La CNS decidió la reactivación del reactor, pero no por unanimidad. De nuevo el tres de julio hubo un parón, al igual que en diciembre del 98, en aquella ocasión porque se detectaron impurezas en el reactor.

En 2000 el Gobierno concedió una prórroga a la central de Almaraz para que siguiera funcionando diez años más. La central comenzó sus actividades en 1981.