LA POSGUERRA DE IRAK

Hallado muerto el asesor acusado de contar a la BBC que Blair exageró el peligro de Irak

David Kelly fue señalado por el Gobierno como el responsable de las acusaciones de manipulación vertidas contra el primer ministro

La policía británica cree que el cadáver encontrado hoy en un bosque del condado de Oxforshire es el de David Kelly, un experto en armas y asesor del ministerio de Defensa que se encontraba en el ojo del huracán por el escándalo de los informes sobre Irak supuestamente manipulados por el Ejecutivo de Tony Blair.

Más información
El pulso de la BBC con el Ejecutivo británico
Bush y Blair mantienen que Sadam Husein trataba de reconstruir su programa nuclear
La BBC denuncia intimidaciones del Gobierno de Blair por la guerra de Irak
El Parlamento británico concluye que Blair no exageró el peligro militar de Irak
La BBC mantiene el pulso con Blair y no revelará sus fuentes
El Gobierno de EE UU ocultó el falso informe del uranio a los inspectores de la ONU
El juez del 'caso Kelly' anuncia una investigación "urgente" y "pública"
El cuerpo del científico británico David Kelly recibe sepultura en la intimidad

El Gobierno fue acusado por la BBC de haber exagerado las acusaciones contra el régimen de Sadam Husein, hasta el punto de afirmar que Irak podía lanzar un ataque con armas de destrucción masiva en 45 minutos. El primer ministro británico se basó en informes de los servicios secretos para hacer tal afirmación, con la que justificó la intervención militar. Sin embargo, uno de sus asesores denunció a la BBC la supuesta manipulación de esos informes para ajustarlos a las necesidades del Ejecutivo.

El Ejecutivo se puso a investigar y concluyó que el topo era David Kelly. Kelly, de 59 años de edad, salió a pasear en la tarde de ayer de su casa en Oxfordshire, como hací habitualmente, y nunca regresó. La policía encontró esta mañana un cadáver a siete kilómetros de su casa, tendido en el suelo en una zona boscosa, que según afirma concuerda con los rasgos de Kelly.

Un 'topo' "poco probable"

Kelly negó haber filtrado la información a la BBC, pero tuvo que comparecer ante la comisión parlamentaria que investigaba el caso. Días antes, el ministro de Defensa señaló que el experto había admitido haberse reunido con el periodista de la radiotelevisión pública británica responsable de la historia. El periodista no desveló su fuente, pero el ministro sí apuntó con el dedo a Kelly, y éste admitió ante la comisión su charla con el reportero, aunque negó que tratara el tema que ha originado la polémica.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

El presidente de la comisión, Donald Anderson, envió una carta al ministro de Asuntos Exteriores, Jack Straw, en la que afirmaba como "poco probable" que Kelly fuera el topo. A la postre, la comisión concluyó que Blair no había exagerado sus acusaciones contra Sadam Husein, y por tanto no había engañado al Parlamento.

La policía no ha avanzado todavía ninguna hipótesis sobre la causa de la muerte, y no ha querido confirmar aún que el cuerpo hallado es el de Kelly. El Gobierno, que reaccionó con celeridad tras conocerse su desaparición, todavía no se ha pronunciado, pero un portavoz del primer ministro ha prometido abrir una investigación si se confirma la muerte. Tony Blair se encuentra en Japón, tras defender ayer de nuevo la validez de los informes en los que basó su decisión de intervenir en Irak ante el Senado y el Congreso de Estados Unidos.

David Kelly, durante su comparecencia en la comisión que estudió las presuntas modificaciones de los informes sobre las armas de Irak.
David Kelly, durante su comparecencia en la comisión que estudió las presuntas modificaciones de los informes sobre las armas de Irak.AP

Un resquicio para los dos presos británicos en Guántanamo

El Gobierno de Estados Unidos ha decidido que por ahora no someterá a un posible juicio militar a dos británicos confinados en la base de Guantánamo (Cuba) por pertenecer supuestamente a la organización Al Qaida, anunciaron hoy fuentes oficiales británicas.

La futura decisión dependerá de las conversaciones que mantendrán el fiscal general británico, Peter Goldsmith, y las autoridades estadounidenses. El anuncio se produjo tras la entrevista celebrada ayer jueves en Washington por el primer ministro británico, Tony Blair, y el presidente de Estados Unidos, George W. Bush. Blair pidió Bush que se garantice un juicio justo para los dos ciudadanos británicos, Moazzam Begg y Feroz Abbasi, y que permita una eventual repatriación al Reino Unido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS