Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El incidente con un avión espía en Corea del Norte pone en alerta a Estados Unidos

Washington presentará una queja formal ante las autoridades norcoreanas y espera que China y Rusia endurezcan su posición

Estados Unidos cree que Corea del Norte ha llegado esta vez demasiado lejos. El incidente tuvo lugar el pasado domingo, cuando cuatro cazas norcoreanos interceptaron un avión militar estadounidense que realizaba una misión de reconocimiento sobre la península de Corea, según informó ayer el Pentágono.

Uno de los cazas llegó a situar a la aeronave estadounidense, un RC-135S, en el punto de mira de su radar de tiro, aunque no se llegó a abrir fuego. Washington ya ha anunciado que piensa lanzar una queja formal ante las autoridades norcoreanas y cree firmemente que este incidente servirá, al menos, para que Rusia y China endurezcan su postura respecto a Pyongyang, porque esta vez "ha llegado demasiado lejos", según han declarado fuentes oficiales a la cadena CNN.

Se repite la historia

Se trata del primer incidente de este tipo en 34 años, desde que en agosto de 1969 un avión norcoreano derribó un avión de reconocimiento estadounidense y causó la muerte de 31 ocupantes.

Un portavoz del Departamento de Defensa, el comandante Jeff Davis, ha indicado que uno de los aviones norcoreanos ha utilizado su radar de tal modo que daba a entender que podría atacar. El portavoz ha informado que los aviones norcoreanos, al parecer dos Mig-29 y dos Mig-23, siguieron al estadounidense sobre aguas internacionales durante unos veinte minutos antes de abandonarlo.

Misión de reconocimiento

El avión de EE UU efectuaba una misión de reconocimiento de rutina sobre el Mar de Japón, a unos 240 kilómetros de la costa norcoreana. Los cazas llegaron a estar a una distancia de unos 15 metros del aparato estadounidense, según Davis.

El incidente fue similar al que protagonizaron hace casi dos años un P-3 estadounidense de espionaje electrónico y un caza chino. El avión chino se acercó tanto que los dos aparatos chocaron. El piloto del caza murió en el incidente, mientras que el otro tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en una base aérea china, donde su tripulación fue retenida durante varios días.