Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REINO UNIDO

Blair suspende 'sine die' la autonomía del Ulster para superar la crisis

Los Gobiernos británico e irlandés esperan que la medida impulse de forma definitiva el proceso de paz

Aunque pueda parecer extraño, el Ejecutivo británico confía en dar hoy un impulso definitivo al proceso de paz en Irlanda del Norte mediante la suspensión de las instituciones que gobiernan los seis condados del Ulster. La paralización sine die de la autonomía es la única vía de escape a la escalada de tensión desencadenada al saberse que el IRA espió a los gobernantes británicos y a los partidos políticos irlandeses.

La medida, que entrará en vigor cuando sea firmada por Blair, ha sido anunciada esta mañana por el ministro británico para Irlanda del Norte, John Reid, y devuelve el Gobierno de la región a manos británicas.

La intención de Blair, que antes de tomar esta decisión ha consultado al primer ministro irlandés, Bertie Ahern, y a los líderes de los grandes partidos de la provincia, es que la suspensión sea lo más corta posible, y sirva para calmar los ánimos.

Un peligroso vacío de poder

En los últimos días, la relación entre el principal partido protestante, el Partido Unionista del Ulster que lidera el ministro principal de la provincia, David Trimble, y el Sinn Fein de Gerry Adams, brazo político del grupo terrorista Ejército Republicano Irlandés, se ha deteriorado hasta el punto de que Trimble ha amenazado con salir del Gobierno autónomo si el Sinn Fein no es expulsado de él.

Pese a que el detonante de esta crisis ha sido el registro de los locales del Sinn Fein en busca de pruebas del supuesto espionaje, los problemas vienen de lejos y nacen de la pérdida de confianza de los unionistas ante lo ambiguo del apoyo republicano al proceso de paz.

Pese a que las esperanzas de Blair y de Ahern, que precisamente ayer hizo declaraciones en este sentido, la suspensión puede provocar un peligroso vacío de poder que favorezca a los radicales de ambos bandos que se oponen al proceso de paz cimentado con los Acuerdos del Viernes Santo.