Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MATANZA DE TURISTAS EN INDONESIA

Indonesia confirma la implicación de Al Qaeda en el atentado de Bali

El líder de la Jemaa Islamía ha sugerido que la masacre es obra de Estados Unidos

El ministro de Defensa de Indonesia, Abdul Jalil, ha sido la primera voz oficial en el país en vincular directamente el atentado del sábado pasado (el domingo hora local) en Bali, que ha dejado hasta el momento 190 muertos, con la red terrorista Al Qaeda que dirige o dirigía Osama Bin Laden. Hasta ahora nadie ha reivindicado la acción terrorista perpetrada en una discoteca abarrotada de turistas occidentales.

"Estoy seguro de que hay relaciones entre Al Qaeda y lo ocurrido en Bali, este incidente me ha convencido de la existencia de Al Qaeda en Indonesia", ha dicho el ministro a los periodistas en Yakarta, la capital indonesia, sin querer entrar en detalles.

Horas más tarde, el presidente de EE UU, George W. Bush, ha declarado ante la prensa que hay que asumir que el atentado es obra del entorno de Al Qaeda. "Estamos empezando a recibir algunos informes, pero claramente es un ataque deliberado contra ciudadanos de países que defienden la libertad", ha dicho Bush en los jardines de la Casa Blanca.

Estados Unidos ya había avisado hace unas semanas a sus ciudadanos para que evitaran viajar a Indonesia, ante la posibilidad de que este país fuera víctima de una campaña terrorista contra objetivos occidentales.

El germen de esta sospecha fue la detención en junio de un kuwaití militante de Al Qaeda en el país asiático. Omar Al Faruq confesó que la organización religiosa Jemaa Islamía (JI) había diseñado un plan de atentados contra con camiones bomba contra embajadas estadounidenses en Yakarta, Singapur y Kuala Lumpur con motivo del aniversario del 11-S, según ha informado el diario de Singapur The Straits Times.

"EE UU hace cosas"

El mulá Abu Bakar Bashir, líder de la JI y director de una escuela coránica (madrasa) en la isla de Java, se ha defendido de esta acusación explicando que, por la potencia de los explosivos empleados, el atentado tuvo que ser obra de "extranjeros". Es más, Bashir ha sugerido que detrás del ataque puede estar la mano de EE UU, que "hace cosas para justificar su idea de que Indonesia es un santuario para los terroristas".

El primer ministro australiano, John Howard, ha acusado a la JI del atentado. Por su parte, el presidente estadounidense, George Bush, ha calificado el ataque de "acto cobarde ejecutado para crear terror y caos"; poco después, el Departamento de Estado ha urgido a todos los ciudadanos estadounidenses a abandonar Indonesia, y ha ordenado la salida de todo el personal diplomático que no realice tareas imprescindibles.