VIAJE PAPAL

Juan Pablo II beatifica a dos indios en una ceremonia marcada por la simbología

El Papa vuelve hoy a Roma desde donde irá a su residencia estival para descansar

Juan Pablo II ha beatificado a los mártires de Oaxaca Juan Bautista y Jacinto de los Angeles durante una ceremonia celebrada en la Basílica de Guadalupe, en la que se combinaron los ritos indígenas con la tradición católica. El Papa ya ha partido hacia Roma, poniendo así fin a su gira de 11 días por Canadá, Guatemala y México.

Más información

Los indios zapotecas de Oaxaca Juan Bautista y Jacinto de los Angeles fueron torturados y asesinados en 1700 por delatar a un grupo de indígenas que celebraron una ceremonia pagana. Tras la beatificación, el Papa bendijo las reliquias de los mártires mientras un grupo de músicos indios hizo sonar sus caracolas para extender la noticia a los cuatro vientos.

El Papa portaba hoy una estola con los colores de los pueblos indígenas, blanco, azul y rojo, y el resto de la curia apareció con collares de semillas como una demostración de la voluntad de la Iglesia por asumir la simbología de los pueblos indios.

El anuncio dio paso a una auténtica fiesta indígena en la Basílica, con la irrupción de un cuadro de baile que, ataviado con vistosas plumas de colores, ofreció a Juan Pablo II una demostración de la fiesta oaxaqueña por excelencia, la Guelaguetza.

El Papa, que hoy amaneció bastante más recuperado tras el cansancio que se reflejaba ayer en su rostro, siguió con la mano el ritmo de la música indígena durante parte del espectáculo en medio de los aplausos de la multitud. Esta mañana había bendecido un cine que será el nuevo santuario de Juan Diego, el santo canonizado ayer.

Fin del viaje

El Papa Juan Pablo II ya está de regreso hacia Roma tras su fatigoso viaje por Canadá, Guatemala y México que puso a prueba su precaria salud y durante el que defendió a los indígenas, pidió a los mexicanos fidelidad a la Iglesia y dijo estar "avergonzado" por los casos de curas pederastas.

Durante todo el viaje, de once días de duración y que hace el número 97 de los efectuados fuera de Italia en sus 23 años de pontificado, planeó la preocupación por el precario estado de salud del Papa, a pesar de que a su llegada a Tornoto sorprendió a todos bajando a pie las escaleras de avión. Desde Roma, Juan Pablo II se trasladará a la residencia estival de Castel Gandolfo, donde descansará hasta el próximo día 16, cuando viajará a Polonia.

Lo más visto en...

Top 50