Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Finaliza la reunión del Gabinete israelí de seguridad sin ningún avance

El objetivo era debatir la política a seguir tras la violación del alto el fuego estipulado el martes entre ambas partes

La reunión mantenida por el Gabinete de Seguridad israelí, convocada el jueves por la tarde, para debatir la política a seguir tras las violaciones del alto el fuego que han tenido lugar desde que éste se proclamara el martes pasado, ha finalizado sin que se haya tomado ninguna decisión, tal y como ha informado la radio pública israelí.

El pasado martes israelíes y palestinos establecieron un alto el fuego después de que el primer ministro israelí, Ariel Sharon, diera orden al Ejército de suspender todas las acciones ofensivas contra los palestinos. El mandato fue difundido a todas las tropas pocas horas después de que Yasir Arafat hiciera público desde Gaza un comunicado reiterando a sus fuerzas de seguridad la orden de no disparar.

Sólo dos días después del acuerdo, el alto el fuego ordenado por el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y el líder palestino, Yasir Arafat, se encuentra en peligro ante las acusaciones mutuas de haber protagonizado incidentes violentos en las últimas horas.

El primer inidente se ha producido esta madrugada, cuando una mujer que viajaba junto a su marido y sus tres hijos en un automóvil junto al asentamiento Tekoa ha sido asesinada por disparos de activistas palestinos.

Activistas armados del movimiento Al Fatah, del grupo islámico denominado "Batallones de (la mezquita) Al Aksa", una de las facciones que rechazaron el alto el fuego, se han atribuido el ataque.

Esta misma tarde, un palestino ha resultado muerto y otro herido después de un tiroteo con soldados israelíes. Fuentes palestinas han informado de que Munir Abu Musa, de 27 años, ha muerto esta tarde después de que soldados israelíes abrieran fuego contra el coche en el que circulaba cerca de la localidad de Deir el Balah, junto al asentamiento judío de Kfar Darom, y que su acompañante ha resultado herido también alcanzado por los tiros.

Fuentes militares israelíes han justificado los disparos diciendo que los soldados han abierto fuego contra el coche después de que militantes palestinos armados dispararan contra un grupo de soldados que custodiaba la entrada del asentamiento de Kfar Darom.

Estos dos incidentes se han convertido en los más graves desde que Sharon y Arafat anunciaran oficialmente el lunes el cese de las hostilidades bajo fuertes presiones de Estados Unidos y merced a intensas gestiones diplomáticas de la Unión Europea (UE).

El primer ataque siguió a una serie de incidentes en Cisjordania, en uno de los cuales resultaron heridos dos israelíes, y en Rafah, en la franja de Gaza.

También se produjo después del secuestro por soldados de élite de Israel de dos activistas del movimiento Al Fatah en la aldea Bir Nabala, al norte de Jerusalén.

Horas después el Ejército israelí realizaba una breve incursión en zona autónoma palestina en el sur de la franja de Gaza, según fuentes de seguridad palestinas.

Reunión Peres-Arafat

Los últimos acontecimientos también han puesto en peligro la esperada reunión del ministro israelí de Exteriores, Simon Peres, con el líder palestino para consolidar el alto el fuego.

Así, la reunión protagonizada por el gabinete de Seguridad israelí ha finalizado sin que se haya tomado ninguna decisión conforme a la reunión que debían mantener el jefe de la diplomacia israelí y el presidente de la OLP.

Pero los escollos para consolidar el alto el fuego siguen siendo los de siempre: los palestinos exigen que Israel levante el cerco impuesto a tres millones de habitantes de Cisjordania y Gaza con motivo del violento alzamiento en pro de la independencia, y que levante sus ruinosas restricciones económicas para sofocarlo.

De su parte, Israel esperaba la reanudación de la cooperación entre sus organismos de seguridad y los del Gobierno de Arafat para poner fin a la Intifada, que cumplirá un año el próximo día 28 y ha causado la muerte de unos 700 palestinos y 175 israelíes.