Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Hallados los cadáveres de dos adolescentes israelíes apuñalados cerca de Belén

El primer ministro, Ariel Sharon, afirma que estas muertes marcan "una nueva escalada en la actividad terrorista de los palestinos"

Los dos jóvenes, de unos 14 años, vivían en una colonia judía del sector y se desconocía su paradero desde la noche de ayer martes. El Ejército se lanzó en su búsqueda y halló uno de los cadáveres a la entrada de una cueva de la zona, y el segundo en el interior.

Las víctimas estaban atadas y habían sido apedreadas, golpeadas y acuchilladas.

La policía y el Ejército de Israel han emprendido la búsqueda de los autores de los asesinatos en los alrededores del lugar de los hechos, el desierto de Judá.

"Esta muerte espantosa marca una nueva escalada en la actividad terrorista y la violencia de los palestinos dirigida contra la población civil israelí inocente", ha indicado el primer ministro, Ariel Sharon, en un comunicado de la Presidencia del Consejo.

"El primer ministro exige que la Autoridad Palestina haga cesar inmediatamente las actividades terroristas así como los llamamientos venenosos a matar a civiles israelíes y a los judíos lanzadas por sus medios de comunicación", ha añadido el primer ministro.

Desde el estallido de la Intifada, el pasado 28 de septiembre, los enfrentamientos entre israelíes y palestinos han causado 518 muertos: 426 palestinos, 78 israelíes, 13 árabes israelíes y un alemán.

Otro cadáver de un colono israelí asesinado a tiros y puñaladas fue encontrado ayer martes cerca de la colonia judía de Itamar, en el sur de la ciudad cisjordana de Naplusa.

El Ejército israelí entra por segunda vez en la zona de Gaza controlada por los palestinos

Fuerzas del ejército israelí han invadido por segunda vez hoy un territorio palestino autónomo en Bet Janún, al norte de la franja de Gaza, informaron fuentes palestinas.

Las tropas, con carros blindados, se han internado unos 400 metros en territorio bajo control exclusivo de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), cuyo presidente, Yaser Arafat, ha calificado como "grave e intolerable" una primera incursión esta manaña "para despejar un terreno con demasiadas matas desde las que disparan los palestinos", según la explicación dada por fuentes militares de ese país.

La segunda invasión, al anochecer, siguió al disparo de tres proyectiles de mortero en represalia por la primera incursión israelí desde Bet Janún contra el "kibuts" israelí Kfar Aza, a pocos kilómetros de la franja de Gaza. No se informó de víctimas.

Según fuentes militares israelíes, los soldados destruyeron una base de la policía de la ANP en la localidad de Bet Janún, próxima a la frontera del norte de la franja de Gaza con Israel.

Una madre palestina y su bebé, heridas de gravedad

Una hora después del hallazgo de los cadáveres de los dos colonos judíos, una bebé palestina y su madre han resultado heridas de gravedad en un enfrentamiento armado entre el Ejército israelí y milicianos palestinos que se ha registrado en la parte sur de la franja de Gaza, y en el que también han sido heridas otras seis personas.

Rim Ahmad, de 3 meses y medio, y su madre, Aida Isa Ahmad, de 24 años, han sido heridas en la parte superior del cuerpo por las esquirlas de uno de los proyectiles de artillería que tanques israelíes dispararon contra el campo de refugiados de Rafah, según fuentes oficiales palestinas.

El bombardeo fue una represalia por una granada antitanque que milicianos palestinos habían disparado poco antes contra una patrulla israelí, en la misma zona.

Aida Isa Ahmad llevaba a su hija en brazos cuando comenzó el ataque, que las alcanzó en plena calle.

Según fuentes médicas de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), la madre ha sido operada este mediodía en el hospital Shifa de Gaza para extraerle del pecho varias esquirlas.

Por su parte, el bebé sufre heridas graves en la cabeza e ingresó en la unidad de cuidados intensivos del mismo centro médico.

Rim Ahmad es la segunda bebé palestina que sufre las consecuencias de una violencia desenfrenada en los últimos días, después de que una primera que murió el lunes en circunstancias muy similares, en la localidad de Jan Yunes, también en Gaza.

Pese a las acusaciones palestinas, el Ejército israelí ha desmentido a primera hora de esta tarde que haya bombardeado con tanques el campo de refugiados de Rafah y ha dicho que sus tropas abrieron fuego con armas ligeras y ametralladoras.

Tras el bombardeo, milicianos palestinos y soldados israelíes protagonizaron un intenso intercambio de fuego en la localidad de Rafah, en el que resultaron heridos leve otros seis palestinos.

El líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yaser Arafat ha condenado esta tarde el bombardeo en una rueda de prensa con el ministro canadiense de Exteriores, John Manily, y ha dicho que "es una acción peligrosa que no podemos tolerar".

En los dos últimos días ha recorrido el mundo la imagen de la muerte y el funeral de una bebé palestina de cuatro meses que murió el lunes cuando soldados israelíes entraron con tanques en el campo de refugiados de Jan Yunes, en el sur de la franja de Gaza.

A su vez, el Consejo de Asentamientos Judíos de Cisjordania y Gaza ha exigido hoy a Sharón -líder del partido de derechas Likud- que considere "un enemigo" a Arafat.

"Estamos hartos de las palabras de condolencia de los diferentes Gobiernos israelíes, y exigimos que Sharón reconozca el hecho de que Arafat es un enemigo y no un interlocutor en negociaciones políticas", según un comunicado del Consejo de Asentamientos Judíos de Cisjordania y Gaza.

Dicho consejo, que siempre se ha opuesto a las negociaciones con los palestinos porque éstas desembocan en lo que los colonos judíos califican de "concesiones", añadía en el comunicado que "mientras el Gobierno israelí reconozca a la ANP bajo el mando de Arafat como una entidad política, y no la defina como una organización terrorista a la que hay que destruir, judíos inocentes lo pagarán con sus vidas".

Mientras que militares israelíes hablaban de "tres años de enfrentamientos" -que según los observadores podrían desembocar en una conflagración en toda la zona-, Arafat decía ayer que "los próximos tres meses serán duros y sombríos", y que "no hay esperanzas de que se reanuden las negociaciones".