Tribuna

¡Es política, no fútbol!

Todos en el partido, desde el empeño suicida de Pedro Sánchez a la zafiedad de los barones, son culpables de lo ocurrido. Si ahora dejan gobernar a Rajoy a cambio de nada, el PSOE no podrá aparecer como el partido de referencia de la oposición