_
_
_
_
LA PARADOJA Y EL ESTILO
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Otro momento berlanguiano

Además de la huelga de hambre de la madre de Luis Rubiales ha habido otro sorprendente giro de guion para los que consumimos televisión: ver a la modelo tailandesa Two Yupa como traductora simultánea durante una entrevista con el director de la cárcel donde está Daniel Sancho

Two Yupa
Two Yupa, en el programa de televisión 'Espejo Público', el pasado 10 de agosto.Antena 3
Boris Izaguirre

El regreso a casa, al final de las vacaciones, nos ofrece una España sin descanso. Con la madre de Luis Rubiales, Ángeles Béjar, marcando su propio gol en la atribulada dinámica de su hijo al declararse en huelga de hambre refugiada en la iglesia de la Divina Pastora de Motril. Por supuesto, los medios adoraron esta situación inesperada y el adjetivo berlanguiano volvió a usarse con alegría. No sabremos nunca lo que pensaría el propio Berlanga, pero sabemos que a la FIFA no le conmovió mucho este gesto de madre coraje. Ese frío organismo internacional mantiene la suspensión e inhabilitación por tres meses al presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Aunque resulte bisoño, sirvió para ver que esta situación, protagonizada por mujeres, ha conseguido eclipsar el tema de la gobernabilidad y el inicio de la nueva legislatura. Haciéndonos descansar un poco de los temas políticos unificando, además, los criterios sobre Rubiales. ¿Un piquito consentido entre derecha e izquierda?

Luis Rubiales ha estado bien pagado pero mal asesorado, quizás porque se fía demasiado de sí mismo. Si se hubiera disculpado con verosimilitud y aceptado apartarse, en vez de atornillarse, hoy podría verse en mejor situación. Pero Rubiales no ha podido ver esto ni sus palmeros le han acercado la lupa o las gafas para discernirlo. Allá ellos. Queda claro que los avances sociales de España son altamente considerados por sus ciudadanos. El avance del feminismo es innegable en un siglo que siempre se anunció como el de las mujeres. El triunfo de la selección femenina en un deporte vinculado siempre a los hombres es un punto y aparte en esa evolución. Selección Femenina de fútbol 1, Divina Pastora 0.

Hay también otras protagonistas. Otra madre, Silvia Bronchalo, cuyo hijo Daniel Sancho ha reconocido haber cometido el atroz asesinato de su amigo Edwin Arrieta. El caso se convirtió a principios de agosto en contenido estrella en redes y programas de televisión. Y volvió a Sancho en una especie de ángel de la muerte, por su atractivo físico, las suspicacias por su sexualidad y los motivos para una violencia perturbadora. Bronchalo es asediada por periodistas gráficos, la mayoría españoles, en cada visita a su hijo a la cárcel en Tailandia. El pasado jueves decidió no ir y “las alarmas se dispararon”, cuentan las versiones digitales de las revistas. No es agradable observar cómo esos medios aprovechan cada jirón de esta historia, sobre la que no se puede elaborar una noticia precisa porque está bajo investigación, en una nación asiática con un régimen judicial y penitenciario herméticos.

Silvia Bronchalo, madre de Daniel Sancho, durante una visita a su hijo en la cárcel de Koh Samui (Tailandia), el 28 de agosto de 2023.
Silvia Bronchalo, madre de Daniel Sancho, durante una visita a su hijo en la cárcel de Koh Samui (Tailandia), el 28 de agosto de 2023.SITTHIPONG CHAROENJAI (EFE)

Descansando en Cádiz en casa de nuestro anfitrión, el doctor Monereo, el azar y la pereza de la tarde nos llevó a ver el programa Fiesta de verano cuando anunciaron una conexión con el director de la cárcel de Koh Samui, el señor Watcharapong Boonsaoir, para la que contarían con la ayuda de la modelo tailandesa Two Yupa como traductora simultánea. Otro sorprendente giro de guion para los que consumimos televisión. Two Yupa se hizo muy conocida antes del cambio de siglo como amiga del vidente Rappel: era divertido el juego que ofrecían sus nombres y sus modelitos. Habla un susurrante y casi depurativo castellano. Durante la entrevista con el director de la cárcel tailandesa se vivieron momentos casi históricos, como las larguísimas traducciones de Two Yupa a Boonsaoir de las concisas preguntas de los periodistas. El señor Boonsaoir contestaba con largas respuestas, que, luego en la traducción, se reducían a breves “ya veremos”. Similares a los inolvidables “dice la verdad” de la poligrafista Conchita Pérez Casorrán. Two Yupa reapareció el domingo, convertida ya en la ruta de la seda, la unión insuperable entre Europa y Asia. En un momento dado, desbordada, se agachó sobre la moqueta del plató para escenificar los supuestos movimientos descuartizadores. Fue escalofriante como traducción y estilo. Otro momento berlanguiano que anuncia la nueva temporada.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_