Ezra Miller se disculpa, reconoce tener “complejos problemas de salud mental” y empieza a tratarse

“Me comprometo a hacer el trabajo necesario para volver a una etapa sana, segura y productiva de mi vida”, ha asegurado el intérprete del superhéroe The Flash

Ezra Miller en un evento de CFDA / Vogue Fashion Fund, en noviembre de 2018 en Brooklin, Nueva York
Ezra Miller en un evento de CFDA / Vogue Fashion Fund, en noviembre de 2018 en Brooklin, Nueva YorkRoy Rochlin (Getty Images)

La huida hacia delante de Ezra Miller parece haber llegado a su fin. El actor de 29 años, popular por interpretar al superhéroe The Flash en la serie de películas del universo DC del mismo nombre, lleva un par de años haciendo gala de un comportamiento errático y preocupante, acumulando denuncias, acusaciones de abuso e incluso de haber creado una extraña secta en torno a su figura. Ahora el actor ha reconocido tener problemas, en una declaración escrita proporcionada a la revista Variety. “Habiendo pasado recientemente por un momento de intensa crisis, ahora entiendo que estoy sufriendo complejos problemas de salud mental y he comenzado un tratamiento en curso”, ha reconocido Miller. “Quiero pedir disculpas a todos los que he alarmado y molestado con mi comportamiento pasado. Me comprometo a hacer el trabajo necesario para volver a una etapa sana, segura y productiva de mi vida.”

Ezra Miller se dio a conocer por su participación en películas independientes como Tenemos que hablar de Kevin o Las ventajas de ser un marginado. Posteriormente, sus fichajes para dos importantes sagas —interpretando a The Flash en el universo DC y como el poderoso mago Credence Barebone en la serie Animales Fantásticos y dónde encontrarlos— le lanzaron al estrellato. 2022 debía de haber sido el año de Miller. Sin embargo, en los últimos meses acumula más entradas en su ficha policial que en la de IMDb. Cada nueva denuncia en su contra va dando forma a un relato inquietante: la caída en desgracia de Miller, que ha pasado de ídolo generacional a alucinado gurú new age en apenas dos años.

En abril de 2020, una admiradora se puso a bailar con él en un bar de Islandia y Miller la agarró del cuello y forcejeó con ella hasta tirarla al suelo. Este incidente marcó un punto de inflexión en la imagen de Miller, que desde entonces ha acumulado noticias rocambolescas. Acabó en la cárcel por agredir a dos personas en un karaoke por estar cantando mal una canción de Lady Gaga, se coló en la habitación de una pareja para amenazarlos de muerte, entró en la casa vacía de un vecino para robar botellas de alcohol, se acercó a la de otra vecina para acusarla de brujería mientras hacía extraños cumplidos a su hijo… Las noticias iban componiendo el relato de una persona con evidentes problemas mentales.

La cosa empezó a tomar un cariz preocupante cuando los padres de una adolescente de 18 años le acusaron de manipular y retener a su hija. La adolescente, según declaró su madre a The New York Post, se encontraba junto al actor y un grupo de chicas jóvenes, en lo que ella describía como una situación “aterradora” y “propia de una secta”. No sería la única en compartir techo junto a Miller. Según una investigación realizada por Rolling Stone en junio, Miller ha estado alojando a una madre de 25 años y a sus tres hijos, de entre uno y cinco años, en su rancho. Los conoció durante una etapa que pasó en Hawái y propuso a la joven abandonar todo y mudarse con él. El padre de los menores habría denunciado los hechos por entender que no se trata de un entorno seguro. La revista confirma que hay vídeos donde se ven hasta ocho armas desperdigadas por la casa, algunas apiladas entre montones de peluches.

Ezra Miller, que es no binario y se identifica con los pronombres they/them (ellos, en español), siempre ha hablado abiertamente de su grupo de poliamor, con el que vivía en su finca de Vermont. “Estoy intentando encontrar seres queer con los que conectar de una manera casi familiar, como si me hubiera casado con ellos hace 25 vidas”, explicaba en Playboy en 2018. Lo que en aquel momento parecía la excentricidad de un actor tremendamente original acabó degenerando en una situación esperpéntica.

Esta serie de escándalos se ha convertido en un problema de relaciones públicas ya no solo para Miller, sino también para Warner Bros. Discovery, propietaria de las franquicias de DC Comics y de Animales Fantásticos. Una fuente cercana al estudio ha confirmado a Variety que Warner Bros apoya la decisión de Miller de buscar ayuda profesional. La primera película que tendrá a The Flash como protagonista (hasta ahora había sido un mero secundario) se estrenará en los cines el 23 de junio de 2023. Ha costado más de 100 millones de dólares y, rodeada de secretismo, se dice que contará con las apariciones de Ben Affleck y Michael Keaton como Batman. Se espera que para entonces Miller pueda estar recuperado.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS